Marla Luisa de Noruega abre su corazón en televisión

La primogénita de los reyes de Noruega y su pareja, el chamán Durek Verret, confiesan las dificultades que atravesaron para poder vivir su noviazgo por el color de piel de él

MARTA LUISA DE NORUEGA. TODO POR AMOR

Contra viento y marea. Así ha luchado la princesa Marta Luisa (50) para poder seguir los dictados de su corazón y vivir su noviazgo con Durek Verret (47). Una relación que se hizo oficial en 2019 y que, contra todo pronóstico, se ha afianzado con el tiempo.

Buena prueba de ello es que los dos se sienten más felices que nunca tras haber pasado varios meses de la pandemia separados por un océano, y no dudan en proclamar su amor a los cuatro vientos, ya sea en sus redes sociales o en la televisión estadounidense.

Y es que la pareja acudió a un conocido programa, «I‘he Tamron Hall Show’, para hablar de su historia y demostrar la gran conexión que existe entre ellos.

Muy sonrientes y cogidos en todo momento de la mano, la primogénita de los reyes Haráld (84) y Sonia (84) de Noruega y el californiano rememoraron como se conocieron.

«La primera vez que nos vimos fue como encontrarme a un amigo de toda la vida», recordé Marta Luisa.

No obstante, a pesar de que la chispa del amor surgió de inmediato entre ellos, los obstáculos no tardaron en llegar.

«A mucha gente no le gustaba la idea de que yo entrara en su vida porque tengo la piel oscura y soy un chamán. Recibimos muchos mensajes de personas que no nos querían juntos», aseguré Verret con total sinceridad.

«RESISTIREMOS TODO»

Los inicios de su romance fueron tan complicados que Marta Luisa incluso propuso ponerle punto final.

«Me dijo entre lágrimas ‘Si no quieres estar en esto, puedes irte. Esta es la vida de un miembro de la realeza. Cualquiera que entre en mi familia va a tener que soportar esto’. Pero yo la miré a los ojos y le conteste: ‘Pasaré por el fuego contigo. Pasaré por el hielo contigo. Pasaré por cualquier cosa que se nos arroje porque nuestro amor puede resistir cualquier cosa’», relaté Derek ante la enamorada mirada de la princesa noruega.

Por fortuna, las aguas parecen haberse calmado para ellos y por eso ahora quieren contar por lo que han tenido que pasar para poder estar juntos, le pese a quien le pese, con el objetivo de «educar a las personas a comprender las relaciones interraciales». Porque, como bien han demostrado, no hay prejuicios que valgan en los asuntos del corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *