Marisa Jara tiene que ser operada

Marisa Jara tiene que ser operada

Marisa Jara tiene que ser operada

Un mioma en el útero le ha obligado a posponer su tratamiento para quedarse embarazada. «Tiene solución y sé que lo voy a conseguir», asegura tranquila.

Freno a su deseo de ser mamá

Cuando parecía que estaba un poco más cerca de hacerlo realidad, Marisa Jara (41) ha tenido que posponer otra vez su deseo de convertirse en mamá debido a un nuevo problema de salud.

Con lo ilusionada que estaba porque tenía cita con mi ginecóloga para hacer la primera eco y ver como estaba ese colchoncito que estamos fabricando con las hormonas al bebé… pero me acaba de detectar un mioma de 15 centímetros que esté ocupando prácticamente todo el útero, así que tenemos que parar con las hormonas porque me tienen que operar y quitármelo.

No obstante, lejos de venirse abajo por este nuevo contratiempo, la modelo no pierde la esperanza de que todo salga bien. «Me está costando tanto… ¡Dios mío! ¡Pero no pasa nada! Porque soy muy positiva y no voy a dejar de luchar por mi sueño. Esto no es nada comparado con lo que he pasado. Una operación más… Con esta van 19. Yo creo que ya está bien», ha puntualizado negando así el miedo a pasar de nuevo por quirófano. No en vano ya ha superado un cáncer de colon y un tumor también en el útero.

«ES UN QUISTE BENIGNO»

Tal y como ella misma ha explicado, en esta ocasión se trata «de un quiste benigno», muy común en las mujeres, que no le va a impedir en un futuro ser mamé. «Lo importante es que tiene solución y que yo, a pesar de todo, estoy feliz porque sé que lo voy a conseguir», ha reconocido la modelo, quien también ha dedicado unas palabras de aliento a las que atraviesen una situación similar. «Ánimo a todas las mujeres que estén pasando por lo mismo que yo», dice la andaluza, que esté contando en todo momento con el apoyo do su pareja, Miguel Almansa (43). Y es que, aunque ambos anunciaron que habían roto, todo parece indicar que se han dado una segunda oportunidad. Así lo demuestran las imágenes y los mensajes de amor que se dedican. «Es lo mejor que me ha pasado», asevera Marisa de su novio.

TRES INCANSABLES AÑOS DE LUCHA

En 2018, tras unas pruebas ginecológicas para ser mami, a Marisa le diagnosticaron un cáncer de estómago que, por fortuna, fue pillado a tiempo. «Lo primero que me ha dicho el ginecólogo es que he vuelto a nacer», contó después de la operación. Unos meses más tarde tuvo que volver a pasar por quirófano por un tumor en el útero. Además, ha sido intervenida numerosas veces por endometriosis.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: