Marichalar y doña Elena preocupados por Victoria Federica

Marichalar y doña Elena preocupados por Victoria Federica

Marichalar y doña Elena preocupados por Victoria Federica

La infanta y su exmarido han acercado posturas para tratar de frenar entre los dos la actitud poco responsable y nada ejemplar que su hija y el novio de esta estén teniendo durante la pandemia.

Aunque parecía la nieta más tímida y recatada de los reyes eméritos, de un tiempo a esta parte Victoria Federica de Marichalar y Borbón (20) encadena una polémica tras otra y, hartos de la mala imagen que está dando, sus padres han decidido tomar cartas en el asunto. Algo que, para muchos, deberían haber hecho antes, puesto que los escándalos de su niña llevan meses sucediéndose.

Y es que la hermana de Froilán (22) no ha moderado su desenfrenado ritmo de vida, a pesar de la pandemia, y ha sido pillada incumpliendo las recomendaciones sanitarias en más de una ocasión. La última hace solo unos días, cuando ella misma publicó una foto en sus redes sociales en la que aparecía viendo un programa de televisión y cenando pizza junto con su novio, Jorge Bárcenas (21), y varios amigos. Una imagen aparentemente inocente si no fuera porque en Madrid están prohibidas las visitas entre no convivientes desde el pasado 25 de enero.

Esta, al parecer, ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Jaime de Marichalar (57), que se habría puesto en contacto con doña Elena (57) para transmitirle su preocupación. A pesar de la tensa relación que mantienen desde su divorcio, parece que la infanta se muestra de acuerdo con él y ambos habrían acordado que Victoria debe pedir disculpas públicas. Algo que también agradecería el propio don Felipe (55), que ya le ha pedido a su hermana que controle a su sobrina.

De hecho, hace ya algún tiempo que la relación entre madre e hija no atraviesa su mejor momento precisamente por la actitud de la joven y, doña Elena ha llegado a decirles: «Me tienes harta». No en vano este verano la estudiante y el DJ se saltaron el estado de alarma para hacer una escapada romántica a Jaén y en octubre acudieron a una multitudinaria fiesta donde no se respetaron las medidas de seguridad. Solo un mes después volvieron a ser ‘pillados’ en otro sarao en el que acabó interviniendo la policía. Ahora, a juzgar por el hartazgo de sus padres, quizá a Vic se le hayan acabado las salidas nocturnas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: