Maria Teresa Campos: Una anciana en el olvido

La periodista, que lleva un lustro esperando presentar un programa, ha soplado las velas, siendo consciente de que su vuelta a televisión es cada vez más lejana y de que se ha convertido en el principal motivo de desencuentro entre sus hijas. Una espinita clavada en el corazón.

Así es como Maria Teresa Campos ha cumplido 81 años -lo hizo el sábado 18 de junio-, pero este año ha sido muy diferente a los anteriores. Lo que antes era una celebración por todo lo alto, a la que asistían los rostros más conocidos del país, ahora se ha quedado en un acontecimiento privado y familiar, en el que a buen seguro la periodista habrá soplado las velas con un deseo en la cabeza: despedirse de su profesión como a ella le gustaría, presentando un programa a su medida.

Maria Teresa Campos no se resigna al olvido de la televisión

Ha sido y seguirá siendo una de las grandes de la Televisión de este país, maestra de muchas generaciones y reina indiscutible de las marianas durante años. Pero desde que Medíaset dio carpetazo a ¡Qué tiempo tan feliz!’, en 2017 y después a su contrato de cadena con ella, las apariciones televisivas de Teresa han sido muy esporádicas y, casi siempre, como entrevistada.

En estos cinco años que lleva sin tomar las riendas de un programa, la Campos no se ha resignado a que fuera su final televisivo. Ha luchado por encontrar su hueco y ha habido momentos en los que parecía haberlo conseguido.

La primavera pasada Medíaset estreno ‘La Campos móvil’, un programa de Entrevistas, él sueño de la malagueña. Pero la poca audiencia que cosechó su primera entrega hizo que el grupo de comunicación cancelara el proyecto y, con ello, dio al traste con la ilusión de la periodista de poner punto final a su profesión por la puerta grande.

Tiempo después, todo apuntaba a que seria TVE la cadena en la que Teresa se despediría de la audiencia y que fue precisamente la que la vio nacer como una estrella. Pero el proyecto que presentó finalmente no salió adelante y esto supuso un fuerte varapalo para ella. Tanto es así que, semanas después de conocer que no contaban con ella, la matriarca de las Campos hizo una súplica, conteniendo las lágrimas y con la Voz entrecortada, en el programa ‘Diez momentos‘, presentado por Anne Igartiburu (58):

Noticias en GATITAROSA >>>  La nueva dirección de Tele 5 ya no cuenta con Jorge Javier Vázquez

«Sé que soy mayor, pero no sé por qué no hay un sitio en ninguna Televisión de este país para mí. Necesito trabajar porque, aunque sea solo un poco, ese trabajo llena mi vida y no tengo que estar en casa sentada».

Pese a que sigue recibiendo el cariño y el apoyo del público, que quiere verla de vuelta en la pequeña pantalla, e importantes reconocimientos, como el que recogió en Sevilla el pasado mes de marzo a toda su carrera profesional, la malagueña dice estar «sufriendo» porque esta situación le está haciendo mucho daño».

Por ello, su hija Carmen Borrego (55) ha intentado que su madre siguiera en el candelero con la intención de que consiguiera un trabajo. Tiene muchas ganas de volver y hay mucha gente que pide que vuelva. A mí me gustaría que se despidiera con algún programa de entrevistas o de entretenimiento semanal», aseguró la colaboradora de ‘Sálvame’. Una opinión que no comparte su hermana, Terelu (56), que prefiere que la periodista se retire por completo de la primera plana televisiva

Espero que poco a poco se vaya relajando y vaya comprendiendo, por su bien y su felicidad, que es el momento de parar.

ENFRENTADAS POR ELLA

Es más que evidente que la malagueña es uno de los motivos de la fricción que existe continuamente entre las dos hermanas. Ambas se han pronunciado de manera pública sobre la vida que debería llevar su madre a su edad y es evidente que no están de acuerdo. Tampoco lo están en la exposición mediática de Teresa, y este precisamente ha sido el motivo del enésimo desencuentro entre ellas frente a las cámaras de televisión.

Todo se desencadenó a cuenta de la entrevista que concedió la presentadora a Kiko Hernández (45), archienemigo de Terelu y Alejandra Rubio (22). Fue gestionada por la propia Carmen sin informar a su hermana porque «no le hubiese parecido bien», tal y como confirmó la nieta de la malagueña, que, además, aseguró que su abuela «está para quedarse en casa jugando a las cartas».

Aunque no tan tajante, la ex de Pipi Estrada (68) cree que Teresa no debería seguir concediendo declaraciones a los medios de comunicación y se mostró muy enfadada con las negociaciones de Carmen Borrego: «A mi madre hay que dejarla en paz, que se deje de llamar a mi madre por teléfono, en directo, en un plato y sin directo».

Maria Teresa Campos. Rocio Carrasco no quiere verla con ella en el mismo plató
Maria Teresa Campos. Rocio Carrasco no quiere verla con ella en el mismo plató

Todos estos comentarios hicieron estallar a Borrego, que decidió apartarse de los asuntos de la matriarca. «Yo no expongo a mi madre ni la maltrato ni oculto las cosas para ser yo la que corta el bacalao. Hago las cosas con todo mi cariño, pero ahora no me siento capacitada para llevar sus cosas», aseguro visiblemente enfadada.

Noticias en GATITAROSA >>>  Ana Obregón arranca su proyecto más especial

Y como siempre pasa entre ellas, parece que las aguas han vuelto a su cauce. Las dos hermanas tuvieron una cita a solas para poder aclarar toda esta complicada situación y poner ciertas normas. «Hemos hablado del cuidado de mi madre. Debemos hacer esto para que ella esté más contenta y más feliz», ha reconocido Terelu sobre los nuevos pasos que darán con Teresa, con la única intención de que no se sienta en medio de las disputas entre ellas.

Su entorno quiere proteger a MARIA TERESA CAMPOS

Aunque no ha trascendido como será a partir de ahora la vida de la malagueña, todo apunta a que sus intervenciones en medios de comunicación serán contadas. Aunque puede que la veamos en alguna entrevista más, ya que, tras conocer el éxito que tuvo la que concedió a Kiko, no pudo contener su felicidad, «No sabes qué emoción tengo ahora mismo en el cuerpo, me hacía falta una alegría así».

En cuanto a su trabajo, es más que evidente que es merecedora de un puesto en televisión. Pero seguro que serán sus hijas quien estudien con lupa los proyectos que lleguen a sus manos y hagan de filtro antes de comunicárselo para así evitar que su madre se lleve más desilusiones. .

Y, mientras ese sueño de trabajar no se cumpla, la periodista seguirá haciendo sus actividades diarias, continuara quedando con sus amigas y cumplirá con todas sus citas, siempre del brazo de su inseparable Gustavo – Su chofer, su persona de confianza y el que está 24 horas pendiente de ella y de sus dos hijas. Además, seguro que a Maria Teresa Campos aún le quedan muchos premios por recoger, pero el mayor seria que no pase un año más sin poner ese broche de oro a una carrera profesional intachable.

Maria Teresa aparece cada vez más desmejorada
Maria Teresa aparece cada vez más desmejorada

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: