Mako de Japón ya no es princesa

La sobrina mayor del emperador Naruhito se ha casado por lo civil con su novio de la universidad tras renunciar a su título y abandonar así la familia imperial nipona.

Renunciar a todo por amor. Eso es lo que ha tenido que hacer finalmente Mako de Japón (30) para poder casarse con el hombre de su vida.

Y es que, a pesar de que el país del sol naciente es uno de los más modernos del mundo, su monarquía es, en cambio, una de las más tradicionales y estrictas. Y a la sobrina mayor del emperador Naruhito (61) no le ha quedado otra que dejar de ser princesa y abandonar la familia imperial si quería contraer matrimonio con Kei Komuro (30), su novio de la universidad, debido a su condición de plebeyo. Sin embargo, la hija del príncipe Akishino (55) no ha dudado en seguir los dictados de su corazón y se ha unido a su amado en una sencilla y discreta boda civil.

«Kei es irreemplazable. Nuestro matrimonio ha sido una decisión necesaria», aseguro ella muy sincera tras la ceremonia.

UNA GRAN PRESIÓN SOCIAL

No hay duda de que llegar hasta el altar junto con Komuro no ha sido ningún camino de rosas para Mako.

Y es que desde el mismo instante en el que anunciaron su compromiso, en 2017, comenzaron los problemas. Primero, por una polémica relacionada con su suegra y unas deudas. Segundo, por la gran presión social, que, entre otras cosas, le provocó un trastorno de estrés postraumático que le robó la sonrisa mucho tiempo, pero, está claro, no la valentía para luchar por su amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *