Lydia Lozano volcada en su madre

Lydia Lozano volcada en su madre

Lydia Lozano volcada en su madre

Tras el fallecimiento del catedrático, que llevaba más de un mes ingresado debido al coronavirus, la tertuliana está muy preocupada por el estado anímico de su progenitora, de 91 años, de la que no se ha separado.

Jorge, hermano de lydia lozano lydia lozano LYDIA LOZANO (60), ha fallecido a causa del coronavirus a los 70 años. Este, sin duda, ha sido un gran mazazo para ella y para el resto de la familia, especialmente para su madre, Sol, que tiene 91 años y una salud muy delicada desde hace tiempo. Por esa razón, la colaboradora no se ha separado de ella ni un solo momento y se ha convertido, junto con su hermana, Esther, en el pilar de una mujer que se ha tenido que enfrentar al momento más complicado para una madre: la pérdida de un hijo.

ESTÁ FASTIDIADA

El que fuera catedrático de Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid llevaba más de un mes ingresado en un hospital madrileño debido al terrible virus que se ha cobrado la vida tantísimas personas, y su situación desde el principio fue complicada. Así se lo contó la colaboradora a sus más íntimos, entre los que se encontraba Belén Este- ban (47), que ya el 1 de febrero le ofreció su apoyo en el plató de Sálvame: «Quiero mandarte un beso a ti y a toda tu familia. Un beso muy fuerte». En aquel momento, ese gesto descolocó a muchos de sus compañeros, que no entendieron el significado de estas palabras y las posteriores légrimas de Lozano, muestra de los duros momentos que estaba viviendo entonces. A pesar de la gran preocupación por el estado de salud del profesor, Lydia no faltó a ninguna de sus citas televisivas en Telecinco. Solo se ausentó de sus obligaciones laborales los días posteriores a su operación de cervicales, de la que aún se sigue recuperando. Como es habitual en ella, mantuvo la sonrisa en cada una de sus intervenciones, pero lo cierto es que por dentro la tertuliana arrastraba consigo una gran pena. «Está muy preocupada y muy pendiente de él. Está fastidiada y se le nota. Tiene miedo a que le ocurra algo», aseguró días antes del fatal desenlace una persona de su entorno a la web Informalia. Y es que a la preocupación normal en una situación así se sumió el lamento de la colaboradora por no poder estar al lado de su hermano debido a las estrictas normas en este sentido en los hospitales de todo el país.

Y, aunque deseaba con todas sus fuerzas volver a abrazar a su hermano, con el que compartía profesión y al que estaba muy unida, no ha podido ser. El periodista falleció en la mañana del pasado 22 de marzo después de semanas de lucha y así lo hacía público la universidad en la que trabajaba: «Desde la Facultad sentimos profundamente esta triste noticia y mostramos todo nuestro apoyo a sus familiares y amigos». Unas condolencias a las que se sumaron los compañeros de la colaboradora desde Sálvame: «Todo nuestro amor, cariño y apoyo a Lydia. Y le quiero mandar un beso muy, muy, muy fuerte a Sol, a la mama de Lydia y de Jorge», dijo Carlota Corredera (46) desde el plato.

SIN SALIR DE CASA

Precisamente, y como es lógico, es ahora Sol la que preocupa y mucho a su hija. La muerte de Jorge ha su- puesto un duro golpe para ella, que, además, a su edad es más difícil de digerir, al igual que intentar aprender a vivir a partir de ahora con esa ausencia. Por eso, desdde que se produjo el terrible desenlace, la periodista no se ha separado ni un solo momento de su madre. Fue su sombra durante el último adiós a Jorge en el tanatorio y no la dejó sola ni un solo segundo, protegiéndola y sirviendo de paño de lágrimas y apoyo en estos complicados momentos. La madrileña teme que este suceso tenga alguna consecuencia sobre la salud de Sol. Y es que no sería la primera vez que la mujer sufre debido a los problemas relacionados con sus hijos. La propia Lydia ha contado en alguna ocasión cuánto afectan a su madre las polémicas que habitualmente protagoniza en Sálvame. Además, desde que estallé la pandemia de coronavirus, Sol apenas ha podido salir de su casa debido a su edad, algo que, como en muchos otros casos, le ha terminado por pasar factura. De hecho, la tertuliana ya se dolía de esta situación hace unos meses ante Jorge Javier Vazquez (50) mostrando que estaba muy afectada por lo que estamos viviendo: «A mí que me caiga todo lo que sea, pero no quiero que haya ningún problema para el resto. Charly me dice que no va a pasar nada, pero es miedo a lo desconocido».

SE RECUPERA DE LA OPERACIÓN

El pasado 23 de febrero, Lydia tuvo que ser operada de urgencia por un problema en las cervicales que afectaba a su médula. A pesar de su miedo a quedarse en «silla de ruedas», todo salió bien y la colaboradora comenzó su recuperación. A los pocos días volvió a su puesto de trabajo, quizá en un intento de evadir su mente de los problemas de salud de su hermano. Aunque ya se encuentra mejor, sigue su recuperación, que se podría ver afectada por la muerte de Jorge.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: