Es uno de los tratamientos más demandados, aunque aún siguen existiendo muchas dudas y confusiones sobre él.

Una de sus principales ventajas es la comodidad, ya que evita pasar por el quirófano y sus efectos secundarios son leves y se dan en raras ocasiones. Por otro lado, sus resultados son visibles a los tres días y empiezan a desaparecer a los cinco meses. Estas cifras dependen del grosor de la piel y de la profundidad de las arrugas. En los hombres suelen durar menos los efectos por su tipo de cutis.

Respecto a sus posibles peligros, hay que tener en cuenta que el bótox tiene otros muchos usos médicos que nada tienen que ver con los retoques estéticos. Por ejemplo, para tratar las migrañas crónicas.

Y que la dosis que podría ser letal para uma persona es mucho mayor de la que ‘ se puede inyectar en un tratamiento antiarruga.

Por último, en cuanto a las precauciones que se deben tomar a la hora de recibirlo, hasta con respetar los tiempos recomendados entre una sesión y otra.

  Presume de cintura de avispa

Deja un comentario