Los secretos del aceite facial

Cada día que pasa, tiene más adeptas y no es para menos, ya que este cosmético cuenta con un sinfín de beneficios para el cutis, sobre todo a partir de los cincuenta años. Descubre por qué no deberia faltar en tu rutina diaria.

Una de las grandes aceites faciales, frente a otros cosméticos como las cremas es que, gracias a su gran capacidad de penetración en la epidermis, consigue llegar a muchas más capas. Por lo tanto, se recomienda especialmente su uso en casos concretos en los que se quiera tratar la piel de una manera especial -por ejemplo, para eliminar granitos, manchas, marcas o arrugas- o- a partir de los cincuenta años, ya que se requiere un extra de hidratación, nutrición y luminosidad.

En la actualidad existen en el mercado multitud de aceites faciales que en ocasiones incluso pueden venir muy bien para otras partes del cuerpo o para revitalizar la melena. No obstante, no siempre es oro todo lo que reluce y conviene escoger con cuidado el que vayamos a incluir en nuestra rutina facial diaria.

Para ello debemos migarnos en ciertos aspectos que marcaran la diferencia. Por ejemplo, es fundamental que se absorba inmediatamente porque, si no, no se trata de un producto con la suficiente calidad para tratar de manera correcta la piel del rostro.

Asimismo, una vez aplicado, nunca debe dejar sensación grasa ni brillos en el cutis, pues esos son otros signos de que no es todo lo bueno que debería ser. Por otro lado, en cuestión de aceites cosméticos, un precio elevado no tiene por qué ser sinónimo de que es el mejor, ya que se pueden encontrar algunos estupendos y muy económicos.

COMO APLICARLO

Vierte dos o tres gotas -nunca más- sobre la palma de una mano y frótalo con la otra para calentarlo un poco. A continuación comienza a aplicarlo por el cuello con pequeños masajes circulares ascendentes y ve subiendo por el resto de la cara hasta llegar a la frente. Haz un poco de hincapié en las zonas de las mejillas, la barbilla y los laterales de la nariz, pero evita el contorno de ojos. Úsalo por la mariana y por la noche antes de tus cremas habituales siempre que no emplees un sérum.

Y recuerda que los aceites van también fenomenal utilizados como bases de maquillaje y tratamientos de noche.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: