Los arándanos. El fruto azul más sano

Esta rica fruta cada vez está más presente en nuestras mesas y su sabor dulce con un toque de acidez, según su grado de maduración, conquista los paladares más exigentes en numerosas recetas.

Los arándanos y otros frutos rojos, como las moras y las frambuesas, se han puesto de moda e incluso estén considerados como ‘superalimentos’ por su poder antioxidante.

Pero, al margen de sus cualidades nutricionales, su delicado sabor dulce con un gusto ligeramente ácido convierte los arándanos en una joya azul para incluir en tu menú diario.

En el mercado. Los frutos maduros se consumen crudos y frescos. También es posible encontrarlos deshidratados o desecados.

Consérvalos. Nunca hay que lavarlos hasta que se consuman, pero para que se conserven más tiempo es recomen- dable hacerlo en una mezcla de agua A y vinagre en proporción de 3/1, por ejemplo, tres vasos de agua y uno de vinagre. Así se eliminarán las bacterias y otros elementos que pueden estropearlas. Después, acláralos bajo el grifo de agua fría y sécalos con papel absorbente de uno en uno hasta que estén completamente secos y guárdalos extendidos en una sola capa en un recipiente.

En la cocina. Puedes usarlos en recetas dulces, como magdalenas, galletas, tartas y bizcochos, y también en batidos de frutas y helados. Pero, además, pueden incluirse en platos salados, como ensaladas, y forman parte de salsas muy adecuadas para acompañar la carne de caza y la de aves, como el pollo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: