Leonor y Sofía reinan en Mallorca

Don Felipe y doña Letizia han disfrutado un año más de sus vacaciones oficiales en la isla balear, una cita marcada por el ya tradicional posado familiar, en el que sus hijas, Leonor y Sofía, se convirtieron en las protagonistas indiscutibles

Un verano más, los reyes y sus hijas, Leonor (16) y Sofía (15), han hecho un alto en su agenda de trabajo para disfrutar de sus vacaciones no privadas en Mallorca, la isla que durante décadas ha sido el destino predilecto de los Borbones y en la que este año los soberanos han pasado algo más de diez días. Y, aunque durante este tiempo don Felipe (54) y doña Letizia (49) han participado en distintas actividades institucionales, culturales y de ocio, las imágenes más esperadas han vuelto a ser las del tradicional posado familiar, una de las pocas ocasiones durante el año en las que tenemos oportunidad de ver a la familia real en su faceta más natural y desenfadada.

Como viene siendo habitual en los últimos años, la cita volvía a cambiar de escenario, dejando atrás el tradicional palacio de Marivent. En esta ocasión, los reyes se decantaban por Valldemossa, un pintoresco pueblo a los pies de la impresionante sierra de Tramuntana que servía como escenario idílico de la primera excursión de la familia en la isla.

La visita, que estuvo rodeada de gran expectación, arrancaba en la Cartuja de Valldemossa, un impresionante palacio que fue residencia del rey Sancho I de Mallorca, antigua residencia real y Real Cartuja siglo XV y donde el propio Felipe VI, que para esta jornada de calor lució una guayabera azul, ejerció de perfecto cicerone porque, como él mismo recordó, siendo niño pernoctaba en la casa que dentro poseen los marqueses de Isasí.

“LOOKS” ROMÁNTICOS

Fue una jornada plagada de anécdotas en las que las hijas de los reyes se fotografiaron con los vecinos y también visitaron una pastelería de la zona que elabora las típicas cocas de patata. Todos los años les envían una bandeja a palacio y este año las jóvenes se llevaron una docena a Marivent. Sin lugar a dudas, Leonor y Sofía fueron las grandes protagonistas por su estilo, simpatía y cercanía en el posado oficial, que tuvo como escenario los jardines del complejo.

  La princesa Charlene asistió a la inauguración de la nueva tienda de Panerai

Un lugar donde volvía a quedar de manifiesto como los monarcas están decididos a que las jóvenes, que ya superan en altura a su madre, tengan cada vez más presencia. Quizá, por eso, ninguna de las dos dejó al azar ningún detalle de sus ‘looks‘, con una clara inspiración romántica.

Leonor, que a finales de mes viajara al internado galés donde ya estuvo el año pasado para cursar segundo de bachillerato, eligió un vestido ‘boho’ blanco de manga larga y falda corta firmado por Sfera que recordaba al estilo ibicenco que tanto gusta a su madre. Esta vez lo volvía combinar con su calzado fetiche este verano: unas cunas de esparto en crudo y con lazada que convertían el resultado final en un ‘look’ muy favorecedor.

Por su parte, su hermana, Sofía, se decantó por un mini vestido de Zara en tono rosa y nido de abeja en la cintura que customizó para esta primera aparición pública en Baleares. En sus pies, otras alpargatas, aunque las suyas en color caramelo, planas y destalonadas de Polin et Moi. Pero si algo consiguió acaparar todas las miradas fue su peinado: un recogido muy de tendencia, con una trenza cascada y dos mechones sueltos en la zona delantera a modo de mechas más claras, muy en sintonía con el maquillaje natural que eligió la heredera y donde destacaban el brillo de labios en rosa, una ligera mascara de pestañas, lápiz de ojos negro y un sutil colorete en tonos pastel.

  La Reina Letizia asistió al acto de clausura de la XIV Convocatoria de Proyectos Sociales

La Familia Real Española visitó el mercado del Paseo de la Sagrera en Palma

LA REINA, DE ESTRENO

Y, aunque la reina intentó ceder todo el protagonismo a sus dos hijas, muy cariñosas y cercanas durante el paseo posterior, no pudo evitar que su estilismo también causara una gran impresién. La ‘culpa’ la tuvo su falda de estreno: un diseño del mallorquín Pablo Erroz valorado en, 1045 euros con estampado ‘ikat’, tradicional de la isla, que lució con una blusa sin mangas. Como complementos, un bolso de rafia y las alpargatas de Espardenyes Torres, un calzado plano que podría haberse convertido en su nuevo favorito del verano.

Y es que en su primer acto en tierras baleares para clausurar la 12ª edición del Atlántida Mallorca Film Fest ya sorprendió con una sandalia, joya sin tacón, un complemento que combiné con un vestido lencero con el que, además de lucir bronceado, dejó claro que su armario estival está lleno de gratas sorpresas estilísticas.

idoia acosta - Leonor y Sofía reinan en Mallorca

Periodista y comentarista en esto del ‘salseo’ y el mundo del corazón.
Paseando disfrazada de gata curiosa entres famosos y famosetes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: