Las hijas de Lola Flores presentan el documental sobre la artista en Vitoria

La Faraona es una figura clave en nuestra historia, y su intensa vida ha quedado reflejada en una serie que Rosario y Lolita han amadrinado orgullosas: «Hemos llorado viéndola».

«Ni canta ni baila, pero no se la pierdan». Esa fue la supuesta frase con la que el prestigioso periódico The New York Times presentó un espectáculo de Lola Flores en la ciudad de los rascacielos. Unas palabras que la encumbraron, pero que nunca existieron. Así lo ha desvelado su hija Lolita (63) durante la presentación de la serie documental Lola en el Festival de Vitoria: «Alguien se lo dijo a la cara y ella pensó que se había escrito. Fue una genialidad».

Y es que así era la Faraona, una mujer con garra y divertida y una artista de la cabeza a los pies que jamás dejó indiferente a nadie, ni al público ni a empresarios de la industria musical, y que hoy sigue muy presente, 26 años después de su muerte.

LO CONTABA TODO

Este proyecto, que veré la luz el próximo 28 de octubre en la plataforma Movistar+, consta de cuatro capítulos de 50 minutos de duración en los que se hace un repaso exhaustivo de la vida de la artista, desde sus complicados inicios hasta que falleció, el 16 de mayo de 1995, con la ayuda de imágenes inéditas e importantes testimonios de aquellos que la conocían bien.

«Era espectacular como artista y como persona. Era así siempre, de día y de noche. Me hace mucha ilusión que haya mucha gente que la conozca con la serie. La gente, al ver el documental, va a querer comerse el mundo, como ella hacía. Nosotras hemos llorado viéndolo», ha confesado con gran emoción Rosario (57).

Tanto ella como Lolita han participado en el documental dando buena cuenta de cómo era su madre, no solo la artista que cautivó a varias generaciones, también la mujer, la madre, la esposa y la amiga que había detrás de ese huracán.

«Era arte, alegría y bondadosa. Donde estaba Lola Flores todo brillaba. Ella estaba por encima de todas las reglas», ha reconocido Rosario, que estaba muy unida a su madre.

La jerezana nunca fue una mujer al uso de aquella época. Ella compartía con el mundo sus alegrías, pero también sus penas. No tenía filtro ni escondía sus secretos.

«Ella lo contaba todo, hasta cosas que yo no hubiera contado y que no debería haber dicho, pero ella era así», ha admitido la intérprete de Qué bonito. Por ello, no se ha censurado ningún tema en la serie documental y sus hijas han explicado temas tan polémicos como los problemas de Lola con Hacienda.

«No tenía miedo por el documental de mi madre porque no tengo nada que esconder de mi familia. Nada me va a sorprender porque ella estaba por encima del bien y del mal, ese era su poder. Ahora, la gente va a entender mucho mejor como fue todo el tema con Hacienda», ha confesado Lolita.

«SE APRENDE DE ELLA»

A los recuerdos de sus hijas se suman los de su hermana Carmen (85), los de amigos de la artista como el Golosina (76) o Tomasíto (52) y los testimonios de artistas que han crecido bajo su influencia, entre los que se encuentran ROSALÍA (27) o Miguel Poveda (48).

El documental busca dar a conocer todo aquello que aún se desconoce de uno de los iconos más importantes del siglo XX, de una mujer que luchó contra todo para labrarse un futuro, pero siempre con la sonrisa y la positividad que desprendía tanto en el escenario como en las distancias cortas.

Y es que nadie quedará fuera del embrujo de la Faraona, tal y como cuenta su hija Rosario. «Cualquier momento es bueno para hablar de mi madre. Te quita las penas, se hace magia, enseguida te da una sonrisa… Se aprende mucho escuchando y oyendo a Lola Flores».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: