Las aguas micelares de las que te enamorarás

Cada vez hay más mujeres que han sustituido el limpiador facial por el agua micelar. Y no es para menos, ya que su composición formulada a base de micelas -moléculas capaces de atraer la suciedad y el sebo del rostro, aislándola y transportándola a través del agua es perfecta para purificar la piel, al mismo tiempo que la tonifica e hidrata. Por eso, muchas personas se decantan por ella una vez que la prueban, ya que, entre otras cosas, reseca mucho menos que otros desmaquillantes y geles faciales.

De hecho, gracias a sus particularidades resulta especialmente útil en pieles delicadas o con acné porque no agrede la dermis, ya que no lleva alcoholes ni parabenos, y suele ser de los productos con mejor tolerancia dérmica. Para aplicarla correctamente, tan solo hay que empapar generosamente un disco de algodón y realizar movimientos circulares por toda la cara, incluidos los párpados, sin presionar. No es necesario aclarar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *