Las 5 tendencias que más preocupan a Zara

Vas a una fiesta y descubres que tu mismo vestido, los pendientes, el collar, el labial y hasta el perfume lo llevan una, dos y hasta tres chicas más. Drama absoluto y te acuerdas de Amancio y de varias empresas más. Tranquila, todas sentimos lo mismo y puede que haya solución.

Y es que nunca en la historia había sido tan importante llevar algo tan exclusivo por el simple hecho de que no hay nada más grande que la sensación de que nadie, absolutamente nadie tenga algo igual. Y hoy os traigo varios ejemplos que lo demuestran:



1. Refrescos, viajes y perfumes

¿Quién no recuerda buscar su nombre en una lata de Coca-Cola? Desde chocolates con el nombre de la persona amada hasta perfumes o los viajes hiperpersonalizados de agencias de viajes como B the Travel Brand. Muchos son los sectores que han creado productos para hacer sentir únicos a sus clientes. El motivo está claro. Según un estudio de Accenture el 75% de los consumidores estarían más dispuestos a comprar una prenda más personalizada por el mero hecho de no llevar la misma que los demás.

2. Con CELINE empezó todo…¿o no?

En 2018 la marca francesa lanzó la colección con las letras del alfabeto, a 500$, que se agotó en pocos días. Todas nos volvimos locas hasta que nos dimos cuenta de que no habían inventado la rueda precisamente. Por ejemplo, hace más de 70 años el joyero veneciano Morellato ya permitía a su clientela personalizar sus collares en colores, broches y extensiones. Y otras marcas como Uno de 50 ya contaban con personalizaciones de este tipo desde hace años.

3. El collar de Carrie Bradshaw

La moda siempre ha sido una forma de expresión que nos ayuda a generar nuestra identidad. Llevar tu nombre completo como el collar de oro que llevaba Carrie Bradshow es el último ejemplo de hiperpersonalización de Be Princess. Además de ser únicos, llevan diamantes y son diseños “de fondo de armario”, que duran toda la vida.

4. La shopping bag de Christian Dior

El año pasado, la firma francesa sorprendía a todos lanzando una enorme Shopping Bag…a un precio igual de enorme, que además podías personalizar por un pequeño “extra”.

En el mundo más real, marcas globales (y más económicas), se han dado cuenta del potencial y han creado opciones van desde la posibilidad de bordar tus iniciales en abrigos (Primark), dar un toque personal a tus jeans (Salsa) o incluso personalizar totalmente tus bañadores (Calzedonia).

5. Pintalabios marca tú misma

Es verdad que L´Oreal ya tenía algo parecido, pero cuando Guerlain lanzó el Rouge G en la que podrías elegir la carcasa, el tono y luego serigrafiar tu nombre todas dijimos…”Ya está. Ahora ya ninguna amiga podrá decirte que ese es el suyo cuando te lo pidiera prestado”.

Es cierto que en ropa la personalización está tardando un poco más en llegar pero como dice Carmen del Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid, “imitamos lo que queremos, cuando queremos y como queremos”.

Pero en estos tiempos queremos ser nosotras y nadie más.Quien sabe, quizá Zara tenga que empezar a pensar más en cada una de nosotras. ¿Y vosotras qué opináis? ¿Creéis que esta tendencia llegará a toda la moda?

La Razón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: