La reina Isabel quita las fotos de Meghan y Harry de palacio

En julio pasado en las habitaciones del Palacio de Buckingham había una fotografía del príncipe Harry de Meghan en un marco plateado, y ahora… ahora ha desaparecido. Detrás de Su Majestad solo están Kate y William.

 

 

 

La reina Isabel II nunca comenta sobre las historias personales de los otros miembros de la familia real.

Y las recientes revelaciones impactantes de Meghan y Harry, que frente a la cámara mostraron sus emociones, la vulnerabilidad y el resentimiento de la pareja, no son una excepción.

Después de la emisión del documental Harry & Meghan : An Africa Journey, la reina, como siempre, no hizo ningún comentario, pero los que la conocen bien saben que Lilibet tiene otras maneras de hacerse escuchar.
La manera en que sostiene su bolso, el tono del traje que usa o la forma en que pone su manos son mensajes subliminales para su servicio y allegados.

Uno de esta manera de enviar mensajes es a través de las fotos enmarcadas.
Porque nada en la corte de Windsor se deja al azar.

Como en cualquier otra casa las habitaciones del Palacio de Buckingham (y otras residencias reales) están llenas de fotos familiares.

Cuando la soberana pronuncia un discurso oficial frente a las cámaras o recibe un invitado en la audiencia, detrás de ella siempre hay al menos un marco.

Siempre aparece su esposo, sus hijos, nietos y bisnietos.
Pero las fotos en la habitación de la abuela no son siempre las mismas. Y algunos fanáticos de la vida real leen este hábito como si fuera una especie de “clasificación de parientes simpatizantes”.

 

 

Y hoy, detrás de la reina falta una foto de Kate Middleton y William.

 

ANTES
ANTES

Esa foto llevaba ahí mucho tiempo, en su marco plateado y ahora.. ahora ya no está allí.

DESPUÉS
DESPUÉS

La foto de William y Harry en uniforme militar si que está. la que no aparece por ningún lado es la ex actriz estadounidense que ha sido “eliminada” por completo de la sala real.

En el documental de la ITV, la duquesa de Sussex, siempre apoyada por su esposo Harry, dejó bien claro que no había usado el “método” británico de enterrar las emociones, ella necesita mostrarlas.

Aunque al principio la llegada de Meghan fue un símbolo de frescura y la renovación, y la llegada de nuevos aires, la casa real británica sigue anclada en las tradiciones mas antiguas y Meghan se ha convertido en un incordio.

Los medios llevan tiempo realizando una feroz campaña contra ella, llena de comentarios negativos sobre su origen estadounidense, su profesión como actriz, su condición de divorciada y últimamente con proclamas racistas:

«El problema de Meghan Markle es que no es blanca del todo» – (Meghan es la primera mujer multiracian en la familia, lo cual no debería ser noticia, pero desgraciadamente lo es).

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: