Kiko Matamoros amenaza con irse de «SÁLVAME»

Tras mostrarse en desacuerdo con ciertos comportamientos y actitudes en el programa, valora abandonar su trabajo. «No quiero tener un final feo porque no se lo merece la casa que me ha dado trabajo 12 años», afirma.

Kiko Matamoros (64) ha mostrado públicamente su hartazgo y malestar por su trabajo en Sálvame. Tanto es así que asegura haber tomado ya una decisión sobre su continuidad en el formato y califica como «posibilidad» su salida del programa, aunque antes esperara a acabar su contrato, que termina a final de año, ya que, de marcharse, desea hacerlo con la cabeza alta.

«No quiero tener un final feo porque creo que no se lo merece la productora y la casa que me ha dado trabajo durante 12 años, ni se lo merecen los compañeros ni el público», asegura con firmeza.


Para entender lo que ha sucedido, hay que situarse en la vuelta al trabajo de Matamoros tras unas idílicas vacaciones en África con su novia, Marta López (24).

TODO POR EL ESPECTÁCULO

Lejos de regresar relajado y de buen humor, sorprendió a todos arremetiendo contra varios aspectos del programa con los que no estaba de acuerdo y, de paso, contra sus compañeros.

«No me gustan cosas que han pasado en los últimos meses, como la forma en la que se ha tratado el tema de Rocío Carrasco en este plató o el despido de Antonio Canales», admitía, confesando que no estaba «orgulloso» de trabajar en el programa viendo como prescindió en directo del bailaor, ya que, aunque sabe que son «decisiones en aras del espectáculo», considera que el trato que le dieron fue «humillante».

Este fue solo el primer dardo contra la que considera su casa. Sin nombrar en ningún momento a su compañera Carlota Corredera (47), máxima defensora de Rocío Carrasco (45), afirmo que el tratamiento que se ha dado al testimonio de la hija de la Jurado ha afectado en el seguimiento de la audiencia e iba más lejos asegurando que el día que la gallega eché a antonio montero antonio montero ANTONIO MONTERO del plató por asegurar que Rocío era «mala madre» se debían haber ido todos los colaboradores de plató porque nadie por dar su opinión merece ser «vejado».

Declaraciones todas ellas que demuestran su incomodidad, pero la gota que colmaba el vaso llegaba después de asegurar que blank ANABEL PANTOJA (35) «explotaba su obesidad».

Kiko le pidió perdón a la sevillana por sus palabras y esta lo aceptó, pero fue algo que no se comentó en el plato, donde lo tacharon de «gordófobo».

Muy enfadado, el colaborador acuso a sus jefes de tergiversar sus declaraciones, afirmando que conocía el programa «perfectamente» y por eso estaba «hasta las pelotas de todo», argumentando que lo que había dicho era que la obesidad es un problema y que no se debía fomentar ni jugar con eso, y haciendo referencia a las veces que él, en el programa se había tomado a broma el tema de la alimentación de Anabel, abandonaba muy enfadado el plato dejando en el aire esta reflexión:

«Aquí hacemos un circo con estas cosas y ahora nos llevamos las manos ala cabeza».

NO SE SENTÍA VALORADO

Kiko no oculta su malestar y él mismo explicó que había dejado de colaborar en el Deluxe por un desacuerdo económico.

Quiso aclarar que no era el dinero lo que le preocupaba, ya que tiene los cuatro sueldos que cobra embargados por su deuda con Hacienda, sino que no se sentía reconocido y valorado en el espacio.

Un sentimiento que podría estar relacionado con el desgaste normal por ser una de las figuras con más peso del programa durante más de una década, en la que lo ha dado todo, tanto que incluso ha necesitado frenar y descansar en alguna ocasión.

Lo que está claro es que, mientras él valora si continuar, sus seguidores esperan que llegue a un entendimiento con sus jefes y siga dando tardes de gloria con su afilada lengua e inteligente ironía.

LA TRISTEZA DE SU COMPAÑERO KIKO HERNÁNDEZ

Los dos Kikos de Sálvame formaban, junto con la desaparecida Mila, el denominado «eje del mal». Algo que los unió mucho y de ahí que Hernández le dedicara a su compañero estas bonitas palabras:

«He perdido a Mila y no me gustaría perderte a ti». Un mensaje con el que intentó que Matamoros reconsiderara su postura.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: