Julián Contreras obligado a dejar la televisión

Días de verano ha decidido prescindir de él tras las críticas recibidas por presentarlo como relaciones públicas de un bingo. «En ningún momento pedí que se me rotulase así», afirma.

Tres días. Eso es lo que le ha durado la última aventura televisiva a Julián Contreras (35), quien, tras encadenar no pocos baches profesionales, parecía haber recuperado la ilusión con un nuevo contrato como colaborador en el programa Días de verano, de TVE.

Pero, sin previo aviso, el hijo de Carmina utilizaba sus redes sociales para anunciar que, tras una única intervención, no volvería a participar en este espacio «por causas ajenas» a su voluntad.

EL POLÉMICO DEBUT DE JULIÁN CONTRERAS

Al parecer, la decisión tiene que ver con el rótulo con el que el programa presentó al hermano de Francisco Rivera (47), que compartía mesa de debate con Irene Villa (42), Gonzalo Miro (40) o Mari Pau Domínguez (58).

Bajo el nombre aparecía su cargo: relaciones públicas de un bingo en Móstoles.

Los internautas no pasaron este detalle por alto y denunciaron que especificar la empresa de un colaborador podía ocultar un posible patrocinio.

Incluso Rubén Sánchez, secretario general de FACUA-Consumidores en Acción, llegó a denunciarlo como publicidad encubierta del programa del ente público.

Al final, TVE ha optado por cesar al hijo de Carmen Ordóñez, una decisión que ha dolido, y mucho, al joven, que no entiende el despido.

«En ningún momento pedí que se me rotulase así», se defiende.

«Me parece una putada, la verdad, porque es algo que me apetecía muchísimo, estaba encantado», explica justificando que si hubiera «metido la pata» lo entendería, pero en este caso cree que «nadie sabe muy bien como ha ocurrido».

Y, aunque esté intentando reinventarse y busca editorial para publicar su primera novela erótica, tan menospreciado se siente que cree que «no hay oportunidad» para alguien como él.

«Soy un bufón de la tele», asegura disgustado.

Este nuevo varapalo profesional también tiene preocupado a su entorno, que no olvida la depresión que sufrió en 2014, sus problemas económicos y la enfermedad de su padre, que se está quedando ciego.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: