Isabel Pantoja se reúne con los directivos de Telecinco para cerrar su contrato con la cadena

ISABEL PANTOJA comenzaba su andadura televisiva el pasado jueves 11 de abril al subir a la casa de Guadalix de la Sierra. En parte, gracias a ella, la gala final de Gran Hermano Dúo ha sido una noche inolvidable cargada de emociones. La tonadillera ha sorprendido a todos los espectadores y, sobre todo, a su hijo Kiko, que no daba crédito, con su aparición en el salón de la casa más famosa de España. Parece ser que, a pesar de los ánimos que La Pantoja dio a su hijo en la noche más importante de su concurso, no le echaba mucho de menos. La reina de la copla se ha pasado todo el viernes (12 de abril) en Madrid y no ha quedado con su pequeño del alma ni para comer. Tampoco ha ido a ver a su hija Isa, que se encuentra en casa de una amiga recuperándose de una operación estética de marcación abdominal.

Isabel se prepara para su entrada en el reality de supervivencia y aprovecha su visita a la capital para realizar el chequeo médico y ponerse las vacunas necesarias; requisito obligatorio para todo concursante. A las 08:00h de la mañana un lujoso coche, marca Mercedes, está esperando a ISABEL PANTOJA que sale del Hotel en el que se encuentra alojada, Hotel Barceló Emperatriz. Llevaba con ella su equipaje. Seguidamente se dirige a un Centro Médico de Mapfre de Nuñez de Balboa. No entra a pie por la puerta principal del centro, el coche que la lleva se mete en el parking privado, impidiendo así verla. Además, los cristales del coche son tintados. Dentro del Centro Médico estaban esperándola trabajadores de Mediaset y también de la productora del reality; así como dos personas de seguridad exclusivamente para ella. Después de casi cinco horas de pruebas, la forma de salir del médico fue la misma que la de entrada. El coche entra al parking y en la salida los cristales tintados impiden ver a la tonadillera. A eso de las 13:00h el coche se dirige al Centro de Vacunación Internacional y en tan solo unos 15 minutos Isabel está vacunada y lista.

 

Luego se dirige a Telecinco donde ha estado unos treinta minutos. Luego, el coche sale de nuevo del recinto rumbo al lujoso restaurante “Aspen” de La Moraleja donde se reúne para comer con los directivos de la cadena. La comida duró unas dos horas. Salía del restaurante acompañada de los directivos; eran unos cinco hombres. Isabel caminaba con calma hacia el coche mientras que los fotógrafos y la prensa realizaban su trabajo. Se mostraba tranquila y desenfadada. Uno de los acompañantes le dio un detalle, ella respondió con un grito alegre.

Una vez en el coche, se encaminan hacia Madrid de vuelta al Hotel Barceló Emperatriz. Isabel, que afirma que no se quedará en Madrid, entra en el hotel. El conductor saca su maleta del maletero y el conserje la lleva dentro del hotel.

Horas después, la tonadillera abandona el hotel para irse al aeropuerto donde ha cogido un vuelo de vuelta a Cantora. A pesar de que ha tenido un día un tanto ocupado, si hubiese querido, ISABEL PANTOJA podría haberse reunido con sus hijos, o al menos acercarse a ver a su hija Isa a casa de su amiga para ver que tal está tras la complicada operación estética a la que se ha enfrentado.

 

En 10 Minutos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: