Menu

Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina en guerra por el dinero

La Audiencia de Palma ha ordenado al Gobierno balear que les devuelva el dinero que pagaron de más en concepto de responsabilidad civil por el caso Noos, y ha trascendido que Urdangarin pidió que la parte de la infanta se la abonaran a él.

En febrero de 2016 se dictó la sentencia del conocido como caso Noos, por la que Iñaki Urdangarin (54) fue condenado a cinco años y diez meses de cárcel y a abonar una multa de 513.553 euros por los delitos de prevaricación, fraude a la Administración, tráfico de influencias y dos contra la Hacienda Pública.

Su todavía esposa, Cristina de Borbón (57), fue absuelta del delito fiscal, pero la Audiencia de Palma impuso el pago de 265.000 euros porque se determinó que se benefició económicamente de los delitos tributarios cometidos por su marido. De eso han transcurrido seis largos años, en los que ha pasado de todo en sus vidas.

El ex duque cumplió su pena de cárcel, Cristina fue el sostén de sus hijos, vio cómo su marido caía en desgracia como centro de todas las polémicas; y este año pasará a la historia como el de su traumática separación después de que Iñaki se enamorara de otra mujer, Ainhoa Armentía (44), y sus imágenes como dos tortolitos en la playa de Bidart fueran noticia en toda la prensa del mundo.

Inaki Urdangarin 1024x576 - Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina en guerra por el dinero

EN PRIVADO

Lo que, a buen seguro, no esperaban en este momento es que la Audiencia de Palma ordenara al Gobierno balear que les devuelva los 201.000 euros que pagaron de más en concepto de responsabilidad civil, tal y como ha publicado ‘El Mundo’. En concreto, a Iñaki le abonarán 132.695,03 euros y a la hermana del rey, 68.479. Un ‘pellizco’ para ellos, aunque toda una fortuna para el resto de los mortales que deberán recibir antes de Navidad y que ha sido el motivo de un nuevo roce entre ambos, ya que, según se ha publicado, Urdangarin presentó en octubre un escrito en la Audiencia de Palma para que la infanta Cristina no cobrara el portante que le corresponde y se lo pagaran a él.

Alegaba que prefería que se abonase al matrimonio para que luego en privado, ellos arreglaran sus cuentas y repartieran el dinero a conveniencia. Una petición que fue rechazada por la Administración de Justicia. Es más, la infanta Cristina presentó un escrito en el que solicitaba la devolución a su cuenta, muestra inequívoca de que no estaba de acuerdo con la decisión de su todavía marido.

  La Princesa de Gales visita el asilo de ancianos Oxford House en Slough

FRÍOS Y DISTANTES

infantacristinaseria 608x1024 - Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina en guerra por el dinero

Dejando a un lado los ya de por sí farragosos y complicados temas legales y burocráticos, la realidad es que, tal y como se viene contando desde hace meses, la relación entre el todavía matrimonio es estrictamente cordial por sus hijos, pero fría y distante entre ellos, y ninguno está dispuesto a dar al otro más de lo que le corresponde.

Probablemente, la llegada de este dinero habría sido muy diferente de haber seguido juntos y enamorados, pero la situación actual ya no es esa. La expareja intenta mantener la calma de cara a la galería, luchando por aparentar tranquilidad y cordialidad, una imagen que solo es una fachada que se resquebraja con noticias como esta en las que se evidencia una tensión por el dinero, por otro lado, lógica, pero que no se resolverá hasta que se divorcien legalmente.

Una decisión que han pospuesto hasta el próximo mes de junio de 2023, puesto que prefieren esperar a que su hija pequeña, Irene (17), cumpla la mayoría de edad, pero hasta entonces parece que van a vivir en una especie de guerra fría.

La situación económica de Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina

Lo cierto es que la situación financiera de ambos es completamente opuesta. La infanta Cristina tiene un sueldo anual de 400.000 euros gracias a su cometido en la Fundación, donde trabaja desde hace años, y desde 2020 de manera exclusiva, después de abandonar su puesto en La Caixa, en el que estuvo 26 años. Por su parte, Iñaki Urdangarin no trabaja ni recibe ningún salario tras abandonar por voluntad propia el despacho Imaz & Asociados el pasado mes de marzo, el mismo día que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria le otorgó la libertad condicional.

En el trabajo durante un año como consultor, a razón de menos de mil euros al mes, fue donde conoció a su actual pareja y el que le facilito que le trasladaran a una cárcel alavesa y el tercer grado. ¿Cómo se puede vivir sin ingresos? Esa es la gran pregunta que muchos se hacen desde hace meses y sobre este tema circulan muchas teorías.

Algunos consideran que la familia Urdangarin y su novia le ayudan, mientras que otras voces apuntan a que la infanta le sigue pasando a Urdangarin unos 5000 euros mensuales en concepto de manutención. Los más osados sugieren que a la pareja les une algo más que los hijos. Esta última es la opinión de Nacho Gay, director de ‘Vanitatis’, que ha publicado recientemente la biografía ‘Urdangarin, relato de un naufragio’. Su entorno asegura que le mantiene su familia.

  Los Reyes de España inauguran ARCO 2023

Es imposible de demostrar, pero, cuando preguntas a su círculo cercano si es cierto que hoy en día no tiene un duro, lo que recibo es una carcajada. Yo creo que, además de sus cuatro hijos, tienen más cosas en común, afirma el periodista.

De la misma opinión es otra veterana, Paloma Barrientos, que niega que Iñaki esté arruinado como se ha comentado y no cree que la infanta le pase ninguna pensión: «Creo que tienen algún dinero privado entre ambos. Les unen más cosas que los hijos». Paloma acaba de publicar también un libro, en su caso sobre Cristina, titulado ‘Todos los secretos de la infanta’, en el que dibuja el perfil de una mujer ambiciosa, privilegiada y prepotente.

SIN PRIVARSE DE NADA

Ambos biógrafos sugieren la existencia de un dinero común que quién sabe si es una de las razones que está retrasando la firma de su divorcio. Lo que nadie se aventura a confirmar es la procedencia de ese ‘fondo común’ que habría hecho posible que Iñaki viva sin ahorros ni un sueldo, y al mismo tiempo sin privarse de nada, ya que han sido varios los viajes que ha hecho este año, tanto a Ginebra a visitar a su hija como a Barcelona para ver jugar a su hijo Pablo (22). Sin olvidar las vacaciones con su novia en Bidart o Formentera.

Visto lo visto, parece que el matrimonio tiene aún muchas cuentas que resolver y, por los movimientos, el tema económico será uno de los escollos a los que tendrán que enfrentarse cuando firmen su divorcio, que será el día en el que Cristina se quite la alianza que todavía luce y quizá cuando decidan dejar de guardar las apariencias.


Publicado

en

,

por

Comentarios

Deja un comentario