Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina de Borbón vuelven a la normalidad

Los exduques de Palma asistieron al debut de su hijo Pablo como jugador del equipo de balonmano de Barcelona, demostrando que estén recuperando poco a poco su antigua vida.

Desde que Iñaki Urdangarín (53) consiguiera el tercer grado el pasado enero tras estar dos años y medio cumpliendo condena, en la prisión de Brieva (Ávila) por el caso Nóos, la infanta Cristina (56) y él han comenzado a recuperar poco a poco su antigua vida. Y es que, aunque el vasco reside en Vitoria con su madre y tiene que pasar una noche a la semana en la cárcel de Zaballa (Álava), esta nueva condición les permite disfrutar de más tiempo juntos.

La mejor prueba de ello es su última aparición pública en el Palau blaugrana de la Ciudad Condal para apoyar a su hijo Pablo (20).

Los exduques de Palma acudieron como dos padres más, contentos y orgullosos, al debut del joven como jugador del primer equipo de balonmano del Barcelona. Una ocasión, sin duda, muy especial para los tres. Sobre todo para el cuñado de Felipe VI (53), que también se reencontró con ese importante estadio, donde sigue colgada su camiseta de balonmanista, y con antiguos compañeros.

El APOYO DE SUS AMIGOS

Tal era su alegría que incluso hablé sobre el momento que esté atravesando: «Estoy bien, remontando, volviendo a mi nueva normalidad».

Asunto, señaló que el deporte le esté ayudando a «no parar de empujar hasta el final» y agradeció el apoyo de los suyos: «Los amigos siempre estén ahí, eso no cambia ni en los buenos momentos ni en los no tan buenos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *