Esther Doña revela sus secretos de alcoba con Carlos Falcó

La viuda del marqués de Griñón ha publicado un libro con detalles íntimos de su relación con el aristócrata, así como los picantes mensajes de móvil que este le mandaba. «Vaya cuerpazo tienes, el más sensual que he visto», afirma que le escribía.

Esther Doña descubre el lado más seductor de Carlos Falcó

Un año y medio después de tener que despedirse del gran amor de su vida, Esther Dona (43) ha querido rendir su particular homenaje a Carlos Falco con la publicación del libro ‘La vida de un gran hombre a través de mis ojos’. Un título muy apropiado, ya que el retrato que hace del marqués de Griñón a lo largo de las 304 páginas es el más intimo y personal que se ha hecho nunca de él.

De hecho, hay quienes piensan que la marquesa viuda se ha extralimitado a la hora de recoger ciertos detalles de su vida en pareja, ya que con ellos ha revelado los secretos de alcoba de su matrimonio, empezando por como la enamoré el aristócrata.

POESÍAS Y PIROPOS

Aunque con tres matrimonios a sus espaldas -uno de ellos con Isabel Preysler (70) ya se intuía que Falco tenía un punto de conquistador, ahora Doña le presenta como un auténtico seductor que no paré hasta conseguir que se prendara de él.

Así, la modelo no ha tenido reparos en incluir en el libro los mensajes de WhatsApp que el marqués empezó a enviarle nada más conocerla:

«Querida Esther: la vida depara sorpresas al doblar cualquier esquina o cruzar una puerta, como me ocurrió anoche».

A juzgar por estas palabras, el marqués sintió un flechazo nada más verla y ni él mismo entendía como podía sentir algo tan fuerte en tan poco tiempo.

«Contigo me pasan cosas que jamás me habían ocurrido. ¿Serás una maga?», le decía en otro de los mensajes, a los que al principio Esther asegura que respondía dándole «largas».

Sin embargo, reconoce que poco a poco sus conversaciones se fueron haciendo más íntimas y Carlos continué su flirteo con escritos más atrevidos:

«Vaya cuerpazo tienes en la fotografía de perfil, el más sensual que he visto, no sé si lograré dormirme. ¿Significa ‘deseadme’? Porque lo consigue».

Aunque Doña asegura que no se tomó demasiado bien estas palabras, Falco siguió dedicándole piropos como «quiero ser tu perdición completa», «me has quitado el sueño» o diciéndole que sus facciones eran «de Virgen sevillana», además de dedicarle poesías escritas por él mismo que también se recogen en el libro.

El único freno que encontré el aristócrata fueron los 41 años de diferencia que los separaban y hasta llegó a hacerle una curiosa petición «Vas a tener que maquillarte para parecer mayor. Solo le llevas cuatro años a Tamara». Intimidades que muestran el lado más seductor del marqués de Griñón y cuya publicación seguramente no haya sido del agrado de todos, en especial de sus cinco hijos.

«NO SOMOS ÍNTIMAS»

Cuatro de ellos llevan vidas totalmente anónimas y procuran vivir con la mayor discreción posible, mientras que Tamara Falco (39), la más mediática de todos, siempre ha velado por mantener intacta la figura de su padre. La nueva marquesa de Griñón estaba muy unida a él y su repentina muerte fue un duro varapalo para ella. «Primero está la parte de ‘shock’, luego pasa el tiempo y hay muchas cosas que echas de menos de él. Doy gracias porque he tenido un padre estupendo y me consuela saber que ha sido un hasta luego, no un adiós. Mi fe me ayuda muchísimo, rezo y hablo con él, pero claro que le echo de menos», confesaba recientemente. Quizá por eso, cuando se enteró de que Esther estaba escribiendo un libro sobre su padre, aseguré que le parecía «un gesto muy bonito», pero es más que seguro que al conocer su contenido habrá cambiado de opinión. A eso hay que sumarle que el trato entre ellas ha sido mínimo: «El vínculo que nos unía era mi padre y, desafortunadamente, ese vínculo ha desaparecido. Yo ni siquiera hablo con Esther, nunca he mantenido contacto, ni cuando mi padre estaba vivo. Es la mujer con la que él decidió estar sus últimos años y por eso le debo respeto, pero de ahí a que tengamos una relación intima de amigas… no se ha dado».

De hecho, Doña se ha quejado de que los hijos de su marido ni siquiera la avisaron cuando celebraron una misa funeral en su memoria, y no sería raro que la publicación de su libro termine de enfriar del todo la relación. Aun así, la viuda no se arrepiente de haber desvelado el lado más personal de su matrimonio y no entiende a quienes la critican por ello.

«¿Por qué no iba a publicar los mensajes? ¡Él estaba orgullosísimo de ello! Hasta los imprimió», ha confesado. Además, asegura que el libro ha sido su «terapia», ya que le costó «muchísimo» asumir la muerte de Carlos, hasta el punto de sonar con él y esperarle «bien vestida y guapa para que cuando entrara por la puerta» la viera allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *