Enrique Ponce y Ana Soria, más cerca de la boda

La pareja visitó un bello enclave turístico de Almería y se mostró muy cariñosa después de que Ponce confesara que está buscando «el momento adecuado» para pedirle matrimonio».

Alejados de las redes sociales desde hace un año, Enrique Ponce (50) y Ana Soria (23) están viviendo uno de los mejores momentos de su relación. Prueba de ello ha sido la última excursión que ha realizado la pareja a la geoda de Pulpí, un impresionante monumento natural donde el torero y la estudiante de derecho se han fotografiado muy cariñosos, dejando claro que el perfil bajo que han elegido les está permitiendo disfrutar de Almería, el lugar donde la pareja ha encontrado su remanso de paz, y de su relación, que está a punto de cumplir dos años.

Y, aunque a muchos les ha sorprendido que se hayan hecho oficiales estas imágenes, lo cierto es que la visita estaba organizada por el Ayuntamiento almeriense, lo que ha servido para que algunas voces aseguren que podrían estar buscando una nueva vía de negocios, que bien podría ser como imagen de la tierra que tanto amán, sobre todo después de que el torero tomase la decisión de cortarse la coleta.

Noticias en GATITAROSA >>>  Tana Rivera se estrena en El Rocío con su novio

SIN METER PRISA

Así las cosas, y con tanto tiempo para los dos, los rumores de que la boda podría estar más cerca que nunca cobran fuerza. De hecho, fue Enrique quien confesó recientemente que estaban «muy enamorados» y que la estudiante es «la mujer más increíble». Y no solo eso, el torero dijo que está «deseando» comprometerse y que estaba esperando «el momento adecuado» para «pedirle matrimonio».

Algo que haría muy feliz a Ana, quien, según su entorno, «lleva tiempo esperando» que su novio dé este paso, aunque «sin meter prisa». Y, pese a que el deseo de ambos es real, lo cierto es que la pareja que se ha trasladado a vivir a un chalet valorado en un millón de euros en el cabo de Gata ya ha constituido la sociedad a cuyo nombre han puesto la parcela frente al mar en la que construirán su ‘nidito de amor’.

Con su hogar en marcha y su divorcio firmado, el único paso que le queda a Enrique es que sus hijas, Paloma (14) y Bianca (10), conozcan por fin a la mujer a la que su padre «ama con locura». Algo que seguro llegará.

Noticias en GATITAROSA >>>  Tamara Gorro y Ezequiel Garay acusados de montajistas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: