Los expertos aseguran que este activo cosmético antiedad es imprescindible a partir de los 35 años. Te explicamos por qué y cómo usarlo bien.

No hay debate. Todos los dermatólogos y expertos en el cuidado de la piel del rostro estén de acuerdo: el retinol es muy efectivo a la hora de tratar el envejecimiento del cutis. Por eso resulta muy aconsejable incluir cosméticos con este activo cosmético en la rutina de belleza a partir de los 35 años.

El motivo es que, entre otras propiedades, estimula la producción de colágeno y ácido hialurónico, combate las arrugas, disminuye el tamaño de los poros y ayuda a eliminar las manchas. ¿Qué más se puede pedir? Pues mucho más, porque el retinol también es muy eficaz en el tratamiento del acné, de hecho, ese fue su primer uso hace ya cuatro décadas.

Y, por si esto fuera, poco, mejora la textura de la piel, aumenta los niveles de hidratación, regula la producción de grasa y favorece la renovación celular, logrando que el cutis luzca mucho más luminoso y joven.

  Presume de cintura de avispa

CONSEJOS

A pesar de ser un poderoso activo cosmético, muy recomendable para frenar el envejecimiento de la piel, los expertos no aconsejan usarlo a la ligera, ya que pueden aparecer contraindicaciones dependiendo del resto de los productos que estemos usando o de los tratamientos farmacológicos que estemos tomando. Por eso, lo mejor es asesorarse bien con personal cualificado para elegir correctamente aquellas cremas o perfumes que contengan retinol y que se adapten a nuestras necesidades.

En el caso de que notemos el cutis demasiado tirante o con alguna reacción extraña tras su aplicación, es conveniente dejar de utilizarlo o probar a espaciar las dosis para que la dermis se vaya acostumbrando.

Por otro lado, es muy importante evitar la zona del contorno de ojos, así como aplicarse siempre una buena capa de protección solar alta antes de salir a la calle, incluso aunque esté nublado y no brille el astro rey.

Deja un comentario