El mejor momento de Agatha Ruíz de la Prada: «Tengo todo lo que quiero»

El mejor momento de Agatha Ruíz de la Prada: «Tengo todo lo que quiero»

Desde luego este es el mejor momento de Agatha Ruíz de la Prada

Asus 61 años se declara «superenamorada» de José Manuel Díaz-Patón, con quien lleva seis meses de relación. «Si puedo yo, todo el mundo puede», reconoce ilusionada.

Que la vida puede darte segundas y hasta terceras oportunidades es algo que sabe bien Agatha Ruiz de la Prada, que a sus 61 años vive uno de sus mejores momentos personales y profesionales. «Ahora tengo todo lo que quiero», ha admitido feliz y sincera en el programa de Telemadrid ‘Enamorados de Madrid’, donde ha dejado claro que si hay alguien que está contribuyendo a esa felicidad es el abogado José Manuel Díaz-Patón (65), con quien sale desde principios de año.

«Estoy superenamorada, superilusionada… Qué gozada a mi edad poder estar contenta. Si yo lo puedo hacer, todo el mundo lo puede hacer», explicaba sobre su relación con el manchego. Divertida, relató también que, pese a conocerse desde siempre, no coincidieron hasta hace relativamente poco, algo que le hace pensar que tiene que «ir de más colores todavía» para que se fijen en ella. Y, aunque en sus intervenciones no suele mencionar el pasado ni mucho menos a Pedro J. Ramírez (70), al ver una imagen de los dos juntos durante su matrimonio, admitió «Se me olvida todo, pero entre mis virtudes no está la de perdonar», en referencia a la aparición de Cruz Sánchez de Lara (49), de la que su ex se enamoró locamente.

Noticias en GATITAROSA >>>  Laura Ponte, afronta su pérdida de visión

SUS GRANDES PILARES

Pero el amor no es motivo que hace sonreír ahora a la marquesa. Sus hijos, Tristán (35) y Césima (32), son dos grandes pilares en su vida que le «encantan» y que encantan a todo el mundo «porque son la pera»_ Y, aunque al firmar el divorcio ya confeso que prefería «tener nietos a novios», parece que los primeros tendrán que esperar, ya que no ve a sus vástagos con la intención.

«Me gustaría, pero lo veo mal», reconoció sonriente, sin perder un sentido del humor que, junto con su gran fortaleza de espíritu, le permite afirmar que las criticas no solo no le importan, sino que la «estimulan». Genio y figura.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: