El adiós de Alba a Manolo Santana

Pese a su nula relación con él, la hija de Mila Ximénez acudió al velatorio del tenista. «No he venido a dar el pésame a la viuda, he venido a despedirme de mi padre», aseguró emocionada.

El año que esta a punto de terminar quedaré, tristemente, marcado en la vida de Alba Santana (37). El pasado 23 de junio se producía la noticia que una hija nunca hubiera deseado recibir.

A los 69 años fallecía su madre, Mila Ximénez, víctima de un cáncer de pulmón. Y seis meses después se ha enfrentado a otro duro golpe el fallecimiento de su padre, Manolo Santana, a los 83 años. Padre e hija no mantenían ningún tipo de relación desde 2008, cuando el deportista comenzó una relación con su (última mujer, Claudia Rodríguez (63).

ALBA SANTANA CON SUS HERMANOS

Pese a este distanciamiento, la joven no dudo en recorrer los miles de kilómetros que separan Holanda, donde vive, de nuestro país para dar el último adiós al hombre que le dio la vida. «Mientras mi padre estaba entre nosotros, hemos tenido dificultad para vernos, pero le he querido muchísimo y ahora sé que está en paz», reconocía conmovida a su llegada a la Caja Mágica. Allí encontré el consuelo de tres de sus cuatro hermanos -Manel, el mayor, no pudo acudir-, aunque no se acercó a su viuda.

«No he venido a darle el pésame a ella, he venido a despedirme de mi padre», aseguré muy sincera. La joven se vio incapaz de acudir un día después a su incineración en el mismo cementerio donde hace medio año vivió el día más difícil de su vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *