Daryl Hannah: la sirena que nos enamoró

La película ‘Splash’ la convirtió en todo un ‘sex symbol’, un papel que hace tiempo que dejo de interpretar. «Empezaron a decirme que era demasiado mayor a los 34 años», lamenta.

Rubia, alta y con unos penetrantes ojos azules, Daryl Hannah (61) tenía todas las características físicas perfectas para triunfar en Hollywood, pero conquistar la meca del cine no le resulto fácil debido a un problema personal que mantuvo oculto durante varias décadas.

SU GRAN SECRETO

Nacida en Chicago el 3 de diciembre de 1960, Daryl se recuerda a sí misma como una niña distinta que, según cuenta, «no encajaba en ninguna parte>. Su falta de adaptación hizo que sus médicos recomendaran a su madre que la internara en una clínica, pero esta se negó.

Finalmente, descubrieron que padecía síndrome de Asperger, una variante del espectro autista, además de agorafobia, miedo a los espacios abiertos y, aunque eso la ayudó a dar sentido a su forma de ser, su infancia y juventud estuvieron marcadas por la soledad y la incomprensión.

Para superarlos, el cine se convirtió en su refugio: «Al darme cuenta de que el cine era un trabajo de verdad, lo perseguí». Su madre la animó a mudarse a Los Ángeles con solo 17 años, pero desde el principio Daryl mantuvo en secreto su diagnóstico por miedo a que sus problemas pudieran afectar o condicionar de algún modo su carrera.

Hannah debutó en el cine en 1978 con una breve aparición en ‘La furia’, un filme de terror de Brian de Palma, pero su primer papel importante fue en ‘Blade Runner’ (1982), un clásico de ciencia ficción en el que trabajó junto con Harrison Ford (79). Aunque esta cinta está considerada por muchos una obra maestra Daryl saltó a la fama dando vida a una sirena en la comedia romántica ‘Un, dos, tres… Splash’ (1984).

Noticias en GATITAROSA >>>  Rocío Carrasco desquiciada por Olga Moreno

«Solo me volvería a poner cola de sirena por Martin Scorsese. Por él haría cualquier cosa», ha dicho en alguna ocasión A finales de los años ochenta protagonizó otras cintas de gran éxito como ‘Wall Street’ (1987) o ‘Magnolias de acero’ (1989); sin embargo, pronto paso a un segundo plano.

«Siempre me sentí desaprovechada en Hollywood. Empezaron a decir que era demasiado mayor a los 34 años y no para papeles de ingenua, sino serios», se lamenta. Afortunadamente, en 2003, Quentin Tarantino le ofreció el papel de asesina en su famosa trilogía ‘Kill Bill’ y la actriz demostró que seguía en plena forma. Desde entonces no ha dejado de encadenar películas.

La popularidad de Daryl subió como la espuma gracias a ‘Un, dos, tres… Splash’ (1984), una comedía romántica que es todo un clásico del cine.

Hannah debutó en el cine por todo lo alto en el filme ‘Blade Runner’ (1982). Cinco años después mostró su lado más dulce en ‘Roxane’ (1987) una recreación moderna de Tyrano de Bergerac.

En 1995 trabajó junto con Melanie Griffith y Antonio Banderas en ‘Two Much’, la película en la que la pareja se enamoró.

A finales de los ochenta protagonizó dos grandes títulos ‘Magnolias de acero’ (1989) v ‘Wall Street’ (1987).

Noticias en GATITAROSA >>>  Patricia Pardo y Joaquín Prat, premiados

Quentin Tarantino la eligió para dar vida a una de las asesinas de su famosa trilogía ‘Kill Bill’ (2003).

Aunque desde 2018 está felizmente casada con el músico Neil Young (76), en el pasado Hannah tuvo varias relaciones sonadas. Una de ellas fue con John F. Kennedy Jr., hijo del presidente estadounidense, y otra con el actor Val Kilmer (62).

UNA ACTIVISTA MUY ENTREGADA

Daryl Hannah es una de las actrices más comprometidas de Hollywood. Ecologista convencida y firme defensora de la naturaleza, su activismo la ha metido en algún que otro problema, aunque no parece importarle. La actriz ha sido detenida en multitud de ocasiones por encabezar protestas relacionadas con la defensa del medioambiente, pero no parece dispuesta a abandonar su lucha.

Daryl Hannah la sirena que nos enamoro 0004 1024x576 - Daryl Hannah: la sirena que nos enamoró

MUY PERSONAL

-Es vegetariana desde que apenas tenía 11 años.

-En un accidente ocurrido en su niñez perdió parte del dedo índice de la mano izquierda.

-Le encantan los juegos de mesa y ha creado varios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: