Consigue el efecto buena cara

Dormir lo suficiente y bien, cuidar la alimentación, beber abundante agua y mimar el rostro, limpiándolo y nutriéndolo con mimo, son los básicos para presumir de un cutis natural y radiante.

Si siempre te levantas con el rostro cansado y uno de tus grandes sueños beauty es un cutis natural y bonito sin tener que recurrir al maquillaje para lograrlo, toma buena nota de los siguientes consejos. Porque conseguir el ‘efecto buena cara’ es mucho más sencillo de lo que puede parecer a priori. Tan solo necesitas tomarte en serio algunos cuidados y mucha constancia. Pero el esfuerzo merece la pena. Cada vez que te mires al espejo por las mañanas, lo agradecerás.

BUENOS HÁBITOS

Seguir unos buenos hábitos resulta indispensable para que el cuerpo funcione correctamente por dentro, pero también para que luzca bien por fuera. Y es que ambas cosas están estrechamente relacionadas. Por eso, si quieres presumir de «buena cara», es fundamental que le des al descanso la importancia que merece. Dormir lo suficiente —entre siete y ocho horas diarias— y hacerlo bien influye mucho en la piel. Al igual que seguir una dieta rica y variada, en la que alimentos llenos de vitaminas como las frutas y las verduras no falten nunca en tu despensa. Asimismo, nunca esta de más pasar parte de tu tiempo al aire libre, ya que es una de las mejores maneras de aportar vitamina D al cuerpo. Eso si, siempre con una protección solar adecuada.

RUTINA ESENCIAL

Por otro lado, hay que proporcionar al cutis los cuidados necesarios para que esté sano y, además, tenga un aspecto saludable. La rutina básica consiste en limpiarlo mañana y noche con un gel purificante, hidratarlo con una buena crema que atienda las necesidades específicas de cada piel y nutrirlo con un sérum. Además, es aconsejable usar una mascarilla una vez por semana, así como usar ampollas de belleza cuando quieras resplandecer de manera especial.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: