Concha Velasco se despide y baja el telón

La actriz dijo adiós a las tablas entre lágrimas, arropada por su hijo y emocionada por la ovación del público. «Estoy especialmente triste porque me ha dado mucha pena», reconoció.

Profundamente emocionada y agradecida, A tras 66 años de carrera Concha Velasco (81) ha vivido la que seguro será la función más especial de su vida porque era la última La eterna ‘chica yeyé’ se despidió de las tablas el pasado 21 de septiembre en el Teatro Bretón de los Herreros de Logroño con la última representación de La habitación de Maria y a lo grande, colgando el cartel de «no hay entradas».

Tranquila, sin nervios ni titubeos, la vallisoletana esperó al final de su actuación, de 70 minutos, para permitirse liberar las emociones y, entre lágrimas, se despidió para siempre de su público asegurando: «Dejar los escenarios es horroroso».

Su ángel de la guarda, su hijo Manuel, director y escritor de la obra, salió a arroparla y le entregó un enorme ramo de flores, y los asistentes hicieron lo propio con una larguísima ovación a la que ella respondió lanzándoles un beso.

MUDANZA CON SUS HIJOS

«Estoy especialmente triste, me ha dado mucha pena, pero contenta porque ya veis cómo me quiere la gente», reconoció Concha a la salida del local, donde también recibió el calor de su público.

«Mis hijos no quieren que haga teatro porque tengo dificultades al andar, quieren que descanse», aseguró, al mismo tiempo que desvelaba que ahora sus planes pasan por mudarse para estar más cerca de los suyos:

«Me va a venir muy bien irme con ellos». Y es que seguro que ese cariño de sus hijos y su nieto será ahora más importante que nunca para la intérprete, que ha vivido por y para su profesión toda su vida.

Lo dejó claro hace mucho y nos lo recordaba a menudo con la inolvidable letra que siempre asociaremos a ella: «Mamá, quiero ser artista».

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: