Como prolongar el bronceado

¿Te gustaría mantener más tiempo ese bonito tono de piel que has adquirido en las vacaciones? Entonces toma nota de estos trucos y cuidados necesarios para conseguirlo.

Lograr un bronceado bonito y sano es un proceso que, dependiendo del tipo de piel, puede tardar bastante tiempo. Y es que ponerse morena sin riesgos requiere prudencia y paciencia. Sin embargo, cuando regresamos a casa después de las vacaciones y dejamos de exponernos al sol de manera frecuente en la playa, la piscina o la montaña, el color adquirido comienza a perderse a una velocidad mucho mayor. Pero la buena noticia es que se puede prolongar el bronceado un poco más. ¿Cómo? En primer lugar, tomándonos muy en serio la protección solar. Y es que una piel saludable es el primer paso para que su aspecto sea bonito. Las quemaduras solares son —a la par que peligrosas— las peores enemigas de nuestra epidermis y de un tono moreno duradero. Por eso resulta indispensable usar siempre una crema protectora y otra after-sun, así como hidratarse mucho y bien tanto por dentro como por fuera. Además, existen varios trucos muy sencillos de seguir que nos ayudaran a que el bronceado adquirido durante las vacaciones estivales perdure al menos hasta las primeras semanas del otoño.

LA EXFOLIACIÓN

Aunque pensemos que exfoliar la piel puede resultar contraproducente para nuestro moreno, nada más lejos de la realidad. Eliminar las células muertas de la epidermis es esencial para que los cosméticos actúen correctamente y sean efectivos. Lo ideal para que el bronceado se prolongue es realizar dos exfoliaciones suaves a la semana. El tono puede aclararse, pero es la única manera de regenerar y mantener bonita la piel. Un exfoliante casero elaborado a base de azúcar y miel es uno de los mejores y más económicos aliados en esta misión beauty. Eso sí, tras este paso no podemos olvidar la hidratación, clave en cualquier momento del año, pero en esta todavía más.

EL PODER DEL TÉ

Otro truco infalible para lograr este propósito es darse un baño relajante con té negro. Para ello hierve un litro de agua con varias bolsitas. Deja que repose un cuarto de hora y después añádelo al resto de agua tibia de la bañera. Otras recomendaciones de los expertos son las duchas frías, las dietas ricas en alimentos con betacarotenos como el tomate y la zanahoria y la aplicación diaria de alguna crema prolongadora del bronceado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: