Charlene de Mónaco: Saltan nuevamente las alarmas por su salud

Acaba de ser operada por tercera vez de una infección de oídos en Sudáfrica, según la versión oficial, pero sus últimas imágenes han hecho saltar las dudas acerca de su estado real.

Una infección de oídos que se ha complicado más de lo deseado.

Ese es el motivo que ha provocado que Charlene de Mónaco (43) llevé desde el pasado mes de mayo alejada de su familia en Sudáfrica y haya pasado por el quirófano tres veces.

Al menos, según la versión oficial.

«No se ha exiliado. Se suponía que iba a ser una estancia de una semana larga, máximo diez días, y todavía sigue allí a causa de su infección y de todas las complicaciones médicas que han surgido», contaba su marido, el príncipe Alberto (63), a comienzos de septiembre.

Y es que entonces se esperaba que a finales de octubre la exnadadora pudiera viajar por fin hasta el Principado y reunirse con su esposo y sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, de seis años.

Charlene de Mónaco se encuentra mejor

Sin embargo, es más que probable que el retorno se posponga una vez más, ya que Charlene ha tenido que ser operada de nuevo. La intervención -la tercera en estos meses ha sido más compleja que las anteriores, aunque podría ser la definitiva.

«Se encuentra mejor. Su retorno será muy pronto, pero aún tenemos que hablar con los médicos», ha asegurado Alberto.

No obstante, a pesar de la versión oficial, las últimas imágenes de Charlene han hecho saltar las alarmas de preocupación por su salud. Y es que su aspecto, bastante desmejorado y demacrado, ha desencadenado numerosas dudas acerca de su estado.

Tanto es así que hay quienes no entienden que esté tardando tantos meses en poder viajar y creen que no se ha contado toda la verdad sobre lo que le ocurre a la princesa.

Charlene de Mónaco: GRAN CAMBIO FÍSICO EN MENOS DE UN AÑO


Más allá de lo que afirmen fuentes oficiales y palaciegas, no hay duda de que el aspecto físico de Charlene ha cambiado considerablemente en los últimos meses. Además de haber perdido peso corporal, sus rasgos están cada vez más marcados, así como sus ojeras, y la tez de su rostro luce un tono mucho más pálido en sus últimas fotografías. Para el olvido quedo su apariencia de nadadora sana y saludable.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: