Carlota Corredera destrozada: «Estoy francamente muy mal»

Pero…
ÚLTIMA HORA: Carlota Corredera, de nuevo de vacaciones: reivindicando el feminismo radical en un resort de lujo en Mallorca

Y es que no hay nada mejor para olvidar las penas que irse una semananita de vacaciones. Desde que Carlota Corredera confesó que habían sido estos últimos los momentos más duros en Sálvame, las criticas y las recriminaciones no hicieron más que acrecentarse.

Así es que dicho y hecho. Lo mejor para olvidar que según todos, ella es la culpable de haber hundido a ‘Sálvame’ es irse de vacaciones.

La periodista no puede evitar emocionarse en su plató al admitir, por primera vez, el «desgaste profesional y personal» que ha sufrido por su posicionamiento férreo sobre el documental de Rocío Carrasco.

No corren buenos tiempos para Carlota Corredera (47), que lleva medio año en el centro de la polémica por su posicionamiento y apoyo sin fisuras a su amiga Rocío Carrasco (45) y al testimonio desgarrador que la hija de la Jurado relaté en su docuserie. Una postura que la ha perjudicado, y mucho, como presentadora, ya que parte de la audiencia le ha dado la espalda tras no entender su postura radical, la misma que la ha llevado también a enfrentarse a varios compañeros e incluso echar a alguno de ellos, como antonio montero antonio montero ANTONIO MONTERO (58), de plato. Su imagen amable y cercana se ha visto empañada por su actitud combativa y autoritaria, según las voces más criticas de los internautas, siguiendo los principios en los que cree firmemente y que va a seguir defendiendo. «Levanta la barbilla y sé fiel a ti misma», escribía en sus redes, y esta parece ser la filosofía que va a seguir para capear el temporal.

UN BLANCO FÁCIL

Públicamente siempre ha mostrado firmeza y seguridad, dando la impresión de que las críticas no le afectaban en absoluto. Pero la procesión va por dentro y quienes la conocen ya aseguraban que esta «fastidiada». Ella misma ha admitido que se ha sentido sola y a veces incomprendida por sus compañeros. Pero la vida le ha dado una de cal y otra de arena y la caída de popularidad y prestigio ha llegado al mismo tiempo que su primer reconocimiento como presentadora. La gallega ha sido premiada con los galardones La Alcazaba, en Ávila, un trofeo que le ha hecho «mucha ilusión» y que seguro le ha dado un gran empuje. Era en este escenario donde respondía a la prensa sobre los comentarios que la responsabilizan de la pérdida de audiencia de Sálvame «Ni los ‘haters’, ni las mareas, ni los compañeros que ya no están entre nosotros deciden quién sigue y quién no sigue presentando Sálvame. Eso lo decide la cúpula, y yo me siento absolutamente respaldada por ellos», contestaba con firmeza, alejando la posibilidad de que se prescindiera de sus servicios y definiéndose a sí misma como «un blanco fácil» por su exposición mediática. Además, confirmaba que tenía la «conciencia muy tranquila» sobre el polémico despido de Antonio Canales (59) en directo, puesto que, asegura, no fue su decisión.

DESTACAN SU VALENTÍA

Pero la coraza que mostraba Carlota se rompía solo unas horas después de estas declaraciones gracias a Jorge Javier Vázquez (51). El presentador entraba por teléfono en su programa antes de volver de vacaciones y le preguntaba a su compañera cómo estaba. La presentadora intentando mantener el tipo le contestó:

Tengo muchas ganas de hablar contigo porque seguro que me va a ayudar. Ayer me dieron mi primer premio y dije que era un premio que llega en un momento de enorme desgaste personal y profesional porque lo que lleva pasando aquí desde hace meses a todos nos pasa factura. No te lo voy a negar, este verano ha sido mi peor verano en Sálvame… Estoy fatal.

El de Badalona, consciente del esfuerzo que estaba haciendo su compañera, alababa su valentía al reconocer su estado anímico, lo que provocó que la gallega se emocionara, se le empañaran los ojos de légrimas y estuviera en silencio unos segundos para recuperar el aliento.

PUNTA IDE QUE El BIEMPRE lA HA * LA APOYE

Muy hábil, el «dueño del cortijo» le echaba un capote y le aseguraba que la situación que estaba viviendo le enseñaría mucho y que recordara que todo esto «pasaré».

Finalmente, la presentadora reconocía que «el desgaste personal y profesional» al que se había referido tenía mucho que ver con la serie de Rocío y «con el posicionamiento». Solo un día después, Carlota volvía a hablar del tema para explicar que es una persona «frágil y vulnerable», pero que lo mal que lo está pasando no va a cambiar su compromiso. «Esa fragilidad y ese bajón no significa en absoluto que yo vaya a ceder ni un centímetro en mi compromiso con las mujeres, con el feminismo, con la igualdad y con las víctimas de la violencia de género», decía convencida. Lo cierto es que la presentadora no está sola en estos momentos, ya que cuenta con el apoyo de sus seres queridos y de muchos de sus compañeros, en especial de los responsables de la productora, grandes amigos suyos, y también de los directores de Sálvame. No en vano este verano compartió gran parte de sus días de descanso con David Valldeperas (47), que es un pilar fundamental para ella.

EL PESO DE LA FAMA

Pese a ello, quienes la conocen confirman que aún está digiriendo todas las críticas que ha recibido, que lo esta «pasando mal» y que esta «muy tocada». «Siempre se ha sentido muy querida por la audiencia y no se esperaba para nada que muchos no la hayan apoyado en su decisión de posicionarse incondicionalmente con Rocío Carrasco» asegura una persona de su entorno a Informalia. Esta presión la ha llevado a tener que suprimir algunas publicaciones en sus redes y a impedir comentarios en muchas otras. Catlota, que durante muchos años ha permanecido refugiada tras las cámaras antes de ponerse frente a ellas, ahora esté sufriendo el lado menos amable de la fama. Inevitable es que también se cuestione como puede afectar esto a su carrera profesional en un medio tan volátil como la televisión, que encumbra y derriba estrellas con la misma rapidez, por mucho que ahora cuente con el apoyo de sus jefes. Ella mejor que nadie sabe que el público es soberano y su apoyo es fundamental en este medio.

AÑORANZA DE LAS VACACIONES

Desde que se incorporó a su puesto de trabajo en Sálvame la presentadora no ha dejado de compartir imágenes idílicas de sus vacaciones, muestra de la añoranza que siente por los días de sol, playa y desconexión de la rutina. Este año estuvo en Formentera y Croacia, pero también tuvo tiempo para estar con su familia en su pueblo natal, promocionando en sus redes las bondades de su tierra de origen, donde, asegura, recargo «pilas» para volver al trabajo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: