Arantxa Sánchez Vicario se enfrenta a la cárcel

La Fiscalía de Barcelona pide cuatro años de prisión tanto para Sánchez Vicario como para su exmarido, Josep Santacana, por un supuesto delito de alzamiento de bienes.

Los últimos años no están siendo nada fáciles para Arantxa Sánchez Vicario (49), quien desde que decidió separarse de su marido, Josep Santacana, en 2018, ha visto como su vida se ha convertido en una batalla judicial sin fin. Pero ahora los problemas judiciales han recaído sobre los dos, que podrían acabar entre rejas. Y es que la Fiscalía de Barcelona ha pedido cuatro años de cárcel tanto para la tenista como para el empresario, acusados de un presunto delito de alza miento de bienes. Al parecer, la fiscal encargada del caso cree que la expareja ideé un plan para desprenderse de las numerosas y millonarias propiedades que la deportista tenía a su nombre para no tener que hacer frente a la deuda de 5,2 millones de euros que le reclamaba el Banco de Luxemburgo desde 2010. Esta entidad había prestado esa cantidad a Arantxa para que esta saldase una multa por fraude que tenía con Hacienda y, al ver que el dinero no era devuelto a pesar de sus peticiones, los responsables del banco recurrieron a la Justicia.

BUENAS INTENCIONES

Según el escrito de la Fiscalía, Arantxa y Josep crearon una numerosa lista de empresas que servían para manejar su patrimonio inmobiliario, en el que se incluían casas, plazas de aparcamiento, terrenos, locales y trasteros y con cuya venta habrían obtenido casi 9.000.000 de euros, «con el fin de obtener dinero y ocultarlo para frustrar el cobro del Banco de Luxemburgo». Eso si, también recalcan que la tenista actuó siempre «bajo las consignas de su marido». Sin embargo, eso no la exime de la petición de cuatro años de cárcel y del pago de una indemnización conjunta de 6.170.942,35 euros, pese a que Sánchez Vicario ya ha demostrado su buena voluntad devolviendo parte de la deuda que tiene con la citada entidad bancaria, en concreto, casi 1.000.000 de euros.

Arantxa Sánchez Vicario volcada en su papel de madre

Los problemas entre la expareja han salpicado también a sus hijos, Arantxa (12) y Leo (9). Tras una ardua guerra judicial, la tenista y Santacana lograron llegar a un acuerdo provisional por el que comparten la custodia de los pequeños, pero la intención de la deportista es conseguir que pasen con ella el mayor tiempo posible. Mientras tanto, aprovecha al máximo cada segundo en su compañía.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: