Arancha Sánchez Vicario se autoinculpa para rebajar su pena

Como si de uno de sus célebres partidos de tenis de antaño se tratase, Arantxa Sánchez Vicario (49) ha contraatacado con un saque de pelota inesperado, pero efectivo en el litigio que mantiene con el Banco de Luxemburgo por un supuesto alzamiento de bienes para no pagar una deuda millonaria.

Un delito por el que la Fiscalía le pide cuatro años de cárcel.

La campeona de Roland Garros ha enviado un escrito al juez, al que ha tenido acceso ‘El País’, en el que asume su culpa y muestra arrepentimiento con el objetivo de rebajar su pena.

En lugar de solicitar la absolución, la defensa de la ex tenista propone una condena de siete meses, que evitaría su entrada en prisión. Pero Sánchez Vicario no se queda solamente ahí y va más allá en su jugada maestra, ya que, además de autoinculparse, alega que ha sido «víctima» de su ex marido, Josep Santacana (49), a quien también acusa de haberse gastado todo su patrimonio obtenido tras largos años de carrera deportiva.

Por otro lado, Arantxa esgrime que ha reparado el daño en todo lo posible, pagando 1,8 millones de euros de los 6,1 más intereses que aún le reclama el banco.

«Con este paso adelante, Arantxa está asumiendo, pese a todo, su responsabilidad y colaborando con la Justicia; es una deportista íntegra», han asegurado fuentes de su entorno.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: