Antonio Ozores: El gran genio del humor

Carismático y Único, este protagonista del cine y la televisión se ganó el cariño del público y el sobrenombre de ‘Groucho Marx español‘.

Antonio Ozores creó un estilo propio y muy reconocible

El humor surrealista y sus explicaciones incomprensibles le convirtieron en uno de los actores y directores más populares de la gran pantalla y los escenarios de nuestro país.

Con más de 180 películas y 120 obras de teatro a sus espaldas y su participación en multitud de programas y series de televisión, el que fue conocido como ‘Groucho Marx español’ consiguió hacer reír a millones de espectadores.

Nacido en Burjassot (Valencia) en 1928, se inició en el mundo de la interpretación cuando todavía era un niño en la compañía teatral de sus padres. Hijo, hermano, padre y tío de actores, alcanzó la fama en el cine. Se puso delante de las cámaras con tan solo 22 años en la película ‘El último caballo’ (1950), y desde entonces participó en centenares de largometrajes. En la gran mayoría tomo parte como actor, aunque también guio otras tantas, como ‘Dos chicas de revista’ (1972) o ‘El hijo del cura’ (1982).

Ozores brilló sobre todo durante la Transición y la época del ‘destape’, con títulos como ‘Al este del oeste’ (1984) o ‘Cristóbal Colon, de oficio descubridor’ (1982). En todas ellas nunca se alejó del personaje que le caracterizaba: un hombre esperpéntico con un humor muy peculiar.

El mismo definía su sentido del humor como «raro y surrealista», igual que la forma de hablar tan particular que se inventó a través de uno de los personajes míticos del ‘Un, dos, tres…’, de TVE.

LA ‘NINA DE SUS OJOS’

En su vida privada, el actor fue igual de extravagante que los personajes que interpretaba en el cine. Ozores no tenía pelos en la lengua y decía todo lo que pensaba.

En 1960 se casó con la actriz Elisa Montes, que fue la madre de su hija, también intérprete, Emma Ozores (60). Sus hermanos, Mariano (95) y José Luis, siguieron la estela de la familia dedicándose al cine, a la televisión y al teatro, un oficio que también continuó Adriana Ozores (62), sobrina de Antonio.

La vida del valenciano estuvo marcada por su divorcio. Tras nueve años de matrimonio, Antonio y Elisa se separaron y su hija se quedó con su padre, quien se desvivió por la pequeña. Cuando terminaba su primera función, a las nueve de la noche, corría hasta su domicilio para prepararle la cena, la acostaba y regresaba al teatro para la segunda ficción. A las ocho de la mañana se despertaba para acompañarla al autobús que la llevaba al colegio.

Con los años, la relación entre padre e hija fue tan estrecha que, tras el fallecimiento de Antonio, en 2010, Emma atravesó el peor momento de su vida. El trabajo final en teatro del actor, ‘El último… que apague la luz’, lo escribió para ella.

HOMBRE POLIFACÉTICO

Uno de los lados más desconocidos de Antonio Ozores fue su faceta de escritor, ya que publico cinco libros.

Intérprete, director, autor o humorista, Ozores fue un hombre polifacético y, a pesar de padecer una larga enfermedad que acabo con su vida a los 81 años, nunca perdió su sentido del humor.

«Me da igual como vaya a ser recordado. Como no voy a estar, que piensen lo que quieran», decía.

En su ciudad natal, Burjassot (Valencia), cuenta con una calle con su nombre. Fue cuñado de las también actrices Emma Penella (1931-2007) y Terele P5V21(1939-2017).

La televisión de ahora no le gustaba, «está embruteciendo al público», decía.

Su último trabajo teatral lo escribió para su hija.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *