Antonio Orozco: “Ahora controlo más mi ansiedad”

El cantante, que estrena disco, reaparece con un llamativo cambio físico y habla por primera vez de la tragedia que ha vivido en los últimos tiempos. “He perdido a las tres personas más importantes de mi vida”, confiesa.

Después de cinco años de silencio, el cantante Antonio Orozco (47) vuelve al mundo de la música Con ‘Aviónica’, su octavo disco de estudio y el más terapéutico de su carrera, según ha reconocido. Y es que en él plasma las emociones que le han acompañado en los últimos tiempos, los más tristes y complicados de su vida.

“No está de más hablar de eso ahora que puedo hacerlo”, ha reconocido. Primero he Xavi Pérez, su productor desde hacia 25 años, a quien un accidente cardiovascular se le arrebató “de cuajo”.

“No había pasado un mes cuando la persona más importante de mi vida se marchó, la madre de mi hijo.

Ha sido y será un referente en mi vida», ha confesado por primera vez sobre el fallecimiento de Susana Prat, su ex pareja. Tan solo 30 días después, su mejor amigo también perdía la vida.

CAMINO DE APRENDIZAJE

A pesar de todo, el ‘coach’ de ‘La Voz’ cree que estas situaciones tan dolorosas le han servido de aprendizaje y crecimiento personal.

<<Estos cinco años no son una casualidad, han sido un proceso de encontrar cierta lógica a lo que estaba haciendo, sobre todo saber como iba a hacerlo”, explica.

Un proceso de transformación que, en su caso, ha ido del interior al exterior y que se ha materializado con un evidente cambio físico sobre el que no eludió hablar con Pablo Motos en el plató de ‘El hormiguero’.

“He contado con la ayuda de profesionales que me han ayudado a materializar este cambio”, explicó en referencia a los kilos de menos que luce.

“Me han enseñado a racionalizar las cosas y ahora controlo mi ansiedad. Gracias a los buenos Consejos de esos profesionales lo he logrado”, explicó, reconociendo que por “querer cambiar” ha podido ir hacia lo que quería». En este camino, asegura, también ha sido fundamental el apoyo del publico, de su familia y sobre todo de su hijo, Jan (13), hacia el que no oculta su pasión.

“Cuando hablo de mi hijo, no soy objetivo. De él me gustan hasta los mocos”, reconoce.



Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: