Anne Igartiburu nos habla sobre su exmarido

Cuatro meses después de anunciar su separación del director de orquesta y padre de su hijo pequeño, la presentadora ha desvelado que mantienen un trato excelente. «Dejar ir también es querer», afirma.

Anne Igartiburu (52) y Pablo Heras-Casado (43) son el mejor ejemplo de que una ruptura sentimental no tiene por qué acabar también con el cariño y el respeto entre las dos partes. Y es que, aunque su separación tras cinco años de matrimonio todavía es muy reciente, la presentadora ha confirmado que siguen llevándose a las mil maravillas: «Bien, nos vemos y no hay ningún problema. Sigo teniendo una relación muy bonita con Pablo». Además, la vasca no ha dudado en confesar cuál es su secreto para mantener esa buena sintonía con el director de orquesta a pesar de haber tomado caminos separados:

Creo que es importante saber que si tú amas a una persona para estar en una relación, tienes que amarla también sabiendo que todo tiene un proceso, un principio y un final. Esto ya no es tan dramático como era antes. Dejar ir también es querer… Y hacer las cosas fáciles para las personas.

Eso sí, dado que han pasado solo seis meses desde que Pablo y ella rompieran y cuatro desde que decidieran hacerlo público, parece que Anne todavía no piensa en enamorarse de nuevo, aunque tampoco cierra la puerta del todo: «Pues eso nunca lo sabes, la verdad. Tengo muy buena experiencia, pero ya se verá. Si surge de nuevo el amor, bien, y si no, pues también bien».

VOLCADA EN SU FAMILIA

Salta a la vista que la presentadora se encuentra en una etapa muy serena y, lejos de llevar mal la soledad, asegura: «Yo creo que me ha venido muy bien esta fase de estar tranquila». Además, ahora su máxima preocupación es el bienestar y la felicidad de sus hijos: Noa (21) y Carmen (10), a las que adopté en 2004 y 2013 respectivamente, cuando eran apenas dos bebés; y Nicolás (5), fruto de su relación con el director de orquesta. Los cuatro forman una «tribu», como afirma la presentadora con humor, y juntos disfrutaran del verano en el País Vasco, la tierra de Igatiburu. «Voy a estar con los niños, la tierra, el mar, la naturaleza. Todo lo que nos conecta», afirma.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: