Ana Rosa Quintana y Jorge Javier Vázquez: enemigos y rivales

Las criticas y las puyas entre los programas que ambos conducen llevan meses sucediéndose, pero ahora la presentadora ha sido más dura que nunca, haciéndose eco públicamente de las malas audiencias de Sálvame.

GUERRA SIN CUARTEL ENTRE LAS PRODUCTORAS DE TELECINCO

Los cimientos de Medíaset llevan ya varios meses temblando, pero podrían acabar saltando por los aires definitivamente por la cruenta batalla que se ha desatado ya del todo entre dos de sus pesos pesados: Ana Rosa Quintana (65) y Jorge Javier Vázquez (51).

Los presentadores son dos de los buques insignia de la cadena de Fuencarral y hasta no hace tanto mantenían una relación muy cordial y amistosa. Pero tras su diferencia de opiniones sobre el documental de Rocío Carrasco (44), la relación entre ellos —y por extensión entre los programas que conducen—, se ha ido deteriorando a pasos agigantados.

Y es que, mientras que en Sálvame se convirtieron en defensores a ultranza de la hija de «la más grande», en El programa de Ana Rosa no dudaron en poner en entredicho algunas de sus afirmaciones y en dar voz a Rocío Flores (24). Eso hizo que las puyas, las críticas y los cruces de acusaciones se fueran acrecentando, dejando claro que ambos bandos tenían posturas irreconciliables.

Y, aunque parecía que quizá el verano podría ser un buen momento para calmar los ánimos, no ha sido así, ya que desde su retiro ibicenco Ana Rosa ha lanzado un tremendo e inesperado dardo a Jorge Javier y al resto de sus compañeros de Sálvame.

Para sorpresa de todos, la presentadora ha retuiteado un mensaje escrito por una usuaria de redes sociales en el que ponía de manifiesto las malas audiencias que está registrando el programa de las tardes últimamente, frente a los buenos datos del matinal conducido por Quintana:

«A la vista esta que cae en picado. Ana Rosa ha marcado su mejor temporada con, al menos, cinco años más en la parrilla televisiva que Sálvame. Y Sálvame su peor temporada y el Deluxe de verano FULMINADO. TICTAC».

Este gesto de la presentadora, haciéndose eco públicamente y ayudando a poner de manifiesto el delicado momento que atraviesan sus «enemigos», ha sido interpretado por muchos como una declaración de intenciones por su parte, con la que parece querer anunciar que piensa volver más guerrera que nunca y que la nueva temporada televisiva va a estar calentita.

Y es que, aunque de momento Jorge Javier ha preferido hacer oídos sordos y seguir disfrutando de sus días de descanso, seguro que el guante lanzado por su compañera de cadena no tardará en tener una contundente y demoledora respuesta.

EN El PUNTO DE MIRA

Y es que si por algo se caracterizan tanto el catalán como el resto de colaboradores de ‘Sálvame’ es por su estilo directo e incisivo y por no censurarse a la hora de meterse con nada y con nadie. Algo que demostraron hace muy poco al despedir en directo a Antonio Canales (59).

La encargada de comunicarle la noticia delante de toda España fue Carlota Corredera (47), pero el bailaor, lejos de amedrentarse, prefirió «morir matando» y dejó en entredicho al programa asegurando: «Lo que no hay que hacer es un programa aburrido como estáis haciendo últimamente.

Cuando empieza a bajar la audiencia y se hace zapping, es que algo no se está haciendo bien. Es el peor verano de la historia, ya no sois el número 1 y os están ganando hasta las series». Con estas palabras, el sevilla el sevilla EL SEVILLAno puso de manifiesto lo que ya llevaba tiempo comentándose en los círculos televisivos: que el programa de Jorge Javier Vázquez no está atravesando su mejor momento y que el público ya no le acompaña como antes.

Algo que los detractores del magacín han utilizado para cargar contra él con mensajes que vaticinan su final, como del que Ana Rosa se ha hecho eco.

Sin embargo, las críticas no solo le llegan desde sectores externos, sino también desde dentro, ya que algunos de sus colaboradores parecen estar incómodos con el rumbo que ha empezado a seguir el programa, sobre todo desde la emisión de la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva. Es el caso de Kiko Matamoros (64), que tras su vuelta de vacaciones se ha mostrado muy critico con sus compañeros y sus jefes asegurando:

No me gustan cosas que han pasado en los últimos meses, como la forma en la que se ha tratado el tema de Rocío Carrasco. Nos hemos equivocado mucho todos, unos por acción, otros por omisión. Se pueden confrontar las ideas y las opiniones sin necesidad de vejar ni atropellar a nadie.

Una opinión compartida por muchos, que creen que Sálvame se ha radicalizado demasiado en este asunto.

CRUCES DE ACUSACIONES

De hecho, el origen de la guerra con ‘El programa de Ana Rosa’ está directamente relacionado con esto, puesto que a Jorge Javier y sus compañeros no les gustó que la periodista y algunos de sus colaboradores pusieran en entredicho partes de la historia de Rocío Carrasco, como las explicaciones que dio sobre el distanciamiento con sus hijos.

«Que los terapeutas le recomienden no cogerle el teléfono será verdad. Lo que pasa es que no estás preparada para hablar con tu hija y sí para lanzar el mensaje a tres millones de personas…», dijo la presentadora.

Además, el hecho de que haya sido la única en dar voz a Rocío Flores, manteniéndola como colaboradora, se vivió en el otro bando como una provocación. Eso provocó que la propia Carlota Corredera —defensora a ultranza de la hija de la tonadillera—, lanzara esta puya a la reina de las mañanas:

«Cuando hablo de negacionistas no me estoy refiriendo solo a señores que sostienen un cartel, hablo de periodistas, colaboradores de este canal y de otros o de grandes comunicadores a los que parece que les da rabia no haber podido contar ellos esta historia y se dedican a torpedearla».

Pero la gallega no ha sido la única que ha cargado contra su compañera de cadena. El propio Jorge Javier, aprovechando un comentario sin importancia en el que Quintana mencionó a la productora de Sálvame, afirmó tajante:

«¿Ana Rosa ha pronunciado La Fábrica de la Tele? Ostras, entonces esto es la guerra. ¡Qué fuerte, por favor!».

Otro de los contendientes de esta batalla televisiva ha sido Alessandro Lequio (61), cuyo eterno tira y afloja con el programa de la tarde también se ha recrudecido últimamente. El colaborador de las mañanas no ha dudado en poner en tela de juicio la historia de Rocío Carrasco y en defender a antonio david flores antonio david flores ANTONIO DAVID FLORES (45), y como respuesta Sálvame recuperó el testimonio de Antonia Dell’Atte(61) hablando de los supuestos malos tratos que sufrió por parte del italiano cuando estaban casados.

Pero este ‘golpe bajo’ también tuvo su respuesta, en este caso, por parte de la sustituta de Ana Rosa, Patricia Pardo (38), que defendió a su compañero afirmando:

«Ser una persona enferma no te da carta blanca para insultar a compañeros, que haya esta atmósfera de veto general o este ambiente tan hostil. A ver quién es el valiente en este país que dice algo o le lleve la contraria a esta chica».

Visto lo visto, queda claro que la nueva temporada se prevé cargada de tensiones y cruces de acusaciones entre los dos programas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: