Ana María Aldón y José Ortega Cano cada vez más distanciados

Ana María Aldón y José Ortega Cano cada vez más distanciados

El matrimonio sigue distanciado y hace semanas que no convive. La diseñadora regresó a Madrid tras pasar unos días con su hijo en Cádiz y dejó al pequeño con el diestro, que acababa de llegar.

Tú a Madrid y yo a Cádiz. Así se puede titular el momento que están viviendo José Ortega Cano (68) y Ana Maria Aldón (44), que llevan semanas evitándose después de que la crisis matrimonial que arrastran desde hace tiempo se agudizara.

La llamada que lo cambio todo fue la que hizo el diestro a su hija, Gloria Camila (26), en pleno directo, para pedir que ella y su mujer le dejaran en paz. Desde ese momento, Ana Maria desapareció, dejó de acudir a su puesto de trabajo, no volvió a coger el teléfono y sus compañeros de ‘Viva la vida’ mostraron su preocupación por ella.

EN REPOSO ABSOLUTO

«A mí lo que me transmiten es que después de la llamada de Ortega Cano ocurre algo, una situación en casa, y es lo que hace que Ana Maria toque fondo y salga de aquí», aseguró Emma García (49). También se dijo que la modista estaba en «reposo absoluto» y que tenía que «permanecer en la cama por prescripción médica», pero lo cierto es que Ana Maria estaba en Cádiz con su familia y su hijo.

Noticias en GATITAROSA >>>  La imagen más violenta de Fidel Albiac: "Como me dé a mí la venada te tiró por la ventana del piso 30"

Así, fue fotografiada regresando a Madrid el mismo día en el que su marido paseaba en bicicleta con el pequeño en las calles de Costa Ballena, lo que evidencia que no han estado juntos y que parece que evitan compartir techo. La diseñadora ha regresado a la capital con gesto serio y apesadumbrado, quizá buscando calma o para asistir a alguna consulta, ya que, según contaron sus compañeros, está de baja y el médico le ha recomendado que se aleje de los medios.

Mientras, solo unos días antes, el diestro volvía a decir que «está enamoradísimo» de su esposa, intentando alejar así los comentarios sobre una separación matrimonial a la que parecen abocados sin remedio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: