Alejandra Rubio no pasa ni una: La guerra se recrudece

Tras los durísimos ataques de Kiko Hernández a Terelu y la pasividad de Carmen Borrego, la joven no aguanta más y carga contra su tía. «Esto es de no ser una buena hermana», sentenció.

La relación entre las hijas de Maria Teresa Campos (80) atraviesa u peor momento. Su distinto parecer y la tensión acumulada en los últimos meses han provocado que Terelu (56) y Carmen (55) se encuentren más alejadas que nunca.

Los reproches y mensajes entre ambas no han cesado desde los programas en los que colaboran, ‘Viva la vida’ y ‘Sálvame’, respectivamente, una guerra que, es de suponer, estará haciendo sufrir a la matriarca del clan.

Quizá por eso Terelu ha tomado la determinación de no pronunciarse ante las preguntas sobre su hermana, intentando no echar más leña al fuego. Pero la que no opina lo mismo es su hija, Alejandra (21), que una vez más ha echado en cara a su tía que no defienda a su madre y se dibuja como el gran escollo para que ambas arreglen sus diferencias.

«ME PARECE VERGONZOSO»

«Ayer me enfadé mucho. Estaba supertranquila porque no quería entrar, porque no le quiero dar nada… Pero ya no me da la gana callarme», refería la joven en ‘Viva la vida’ tras ver como el día anterior su madre había roto a llorar por las acusaciones de Kiko Hernández (45).

Este arremetió contra ella por haber asistido al funeral de su amiga Begoña, ya que, aseguré, su familia uno la soportaba».

Una cruel afirmación que realizó delante de Carmen Borrego, que no solo no salió en defensa de su hermana, sino que minutos después se abrazó al colaborador -y ahora amigo para mostrarle su apoyo.

Una actitud que hizo que Alejandra estallara.

«Me parece vergonzosa. Para mí, esto no es ser una buena hermana. Estoy supercabreada», sentenciaba reconociendo que nunca imaginé algo semejante y calificando como «alucinante» el comportamiento de Carmen en ‘Sálvame’, donde, a su parecer, esta «en una burbuja».

Un reproche al que la Borrego contesto asegurando que se sentía injustamente tratada.

«Si algo tengo claro es que soy buena hermana. Y me considero buena tía. Le pediría a Alejandra que afloje. Para defender a su madre, no hace falta que me ataque a mí. Con este tema ya no puedo más», expresé avivando una guerra que parece no tener fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *