Alegra tus platos con la remolacha

Es la hortaliza más colorida de todas las que existen y de ella se aprovecha todo y, además de ser muy saludable, admite muchas preparaciones. Te enseñamos todo lo que debes saber.

La remolacha, de color rojo característico, es quizá uno de los alimentos más desaprovechados porque solo se suele utilizar en ensaladas y batidos. Te contamos lo que necesitas saber para sacarle partido como se merece.

En el mercado. Se suele comercializar cocida y pelada, generalmente envasada al vacío o en conserva de vinagre y sal, tanto en tiras como en rodajas, para utilizarla en ensaladas. Las frescas se venden en manojos con sus tallos y hojas, que se pueden preparar como si fueran acelgas.

Consérvala. Si es fresca y no hace mucho calor, puedes dejarla un par de días a temperatura ambiente. Pasado ese tiempo corta el tallo y las hojas y guárdala envuelta en un papel de cocina que esté humedecido en la nevera.

En la cocina. Se puede comer cruda, asada, frita, cocida, al vapor, a la plancha, encurtida… sola o con otros ingredientes. El vinagre y el zumo de limón mejoran mucho su sabor. Una buena idea es sustituir la patata por remolacha en platos de cuchara y añadirla también a tus sofritos de verdura.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: